Si la banca asume la financiación se restringirá el crédito

CC OO ve inevitable el uso de ayudas públicas para la banca

El sindicato advierte que si las provisiones se realizan sin apoyo externo, las entidades reducirán aún más el crédito.

Los contribuyentes volverán a pagar parte de la factura en la nueva reforma del sistema financiero español que prepara el Gobierno. Así lo creen en Comfia-CC OO. Es más, así lo reclaman. El sindicato considera que "si la banca asume la financiación del proceso a pulmón", si los 50.000 millones de saneamiento de ladrillo van contra su cuenta de resultados, "el efecto conseguido será el contrario al que se busca. Se restringirá el crédito", asumen.

"El esfuerzo de saneamiento y las fusiones generan costes a corto y medio plazo muy importantes, y se puede traducir en pérdidas, baja rentabilidad y reducción de balance, lo cual afecta tanto a las posibilidades de capitalización, a la circulación del crédito y al empleo", resumió ayer el secretario general de Comfia- CC OO, José María Martínez, en rueda de prensa. "No es una medida popular", admitió, "pero el proceso requerirá ayudas externas". Estas "no tienen por qué ser inyecciones directas" del Estado, dijo, "pero hay otro tipo de fórmulas, como avales". Tampoco descartó que vengan de la Unión Europea, si así se decide en la cumbre de finales de enero.

En cualquier caso, matizó Martínez, cualquier intervención pública "legitimaría al Estado para influir en el día a día de la entidad, en el control de sus gestores y de las retribuciones". Sobre la supervisión salarial, que estudia estos días el Banco de España a petición del Ministerio de Economía, Martínez se mostró partidario de extenderla a todas las firmas, estén o no intervenidas. "Las retribuciones de los directivos salen directamente de los recursos generados por los clientes, los dividendos no repartidos a los accionistas y de un reparto asimétrico de los costes laborales, por lo tanto estamos legitimados para exigir contención, sostenibilidad y limitación a las cúpulas directivas, también en entidades que no han recibido ayudas públicas", sentenció.

En todo caso, desde Comfia emplazan al Gobierno a garantizar que solo habrá apoyo externo para las fusiones que deriven en entidades "viables", criterio, aludieron, bajo el que deberían revisarse los procesos ya iniciados.

De hecho, Martínez hizo hincapié en la necesidad de evitar los "errores del pasado", entre los que citó la falta de una supervisión adecuada por parte del Banco de España. Preguntado por la idoneidad de que sea su responsable actual, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien lidere la nueva reestructuración, Martínez aseveró que "el gobernador es el que es, pero no sería razonable retrasar el proceso". Por otra parte, Comfia espera solventar el ajuste laboral que se avecina (que afectaría al 20% de los empleados del sector) con medidas no traumáticas, como prejubilaciones, pactadas con la patronal.