Por el conflicto con Irán

El crudo podría encarecerse entre un 20% y un 30%, según el FMI y Barclays

Las presiones sobre las exportaciones de crudo en Irán podrían suponer un incremento de los precios del petróleo de entre un 20% y un 30%, han advertido este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) y un informe de Barclays. Ambos informes inciden en que la amenaza del país sobre el cierre del estrecho de Ormuz, por el que pasa actualmente el 40% de las exportaciones mundiales de petróleo transportadas por mar, provocaría al alza los precios en cerca de 30 dólares por barril.

Estas estimaciones de precios aparecen recogidas en un informe de Barclays y corresponden al escenario más probable, entre un total de cuatro. En la actualidad, el Brent cuesta 109 dólares y el Texas, 98 dólares.

Barclays basa sus cálculos en una eventual decisión de Japón y Corea del Sur de unirse al embargo de petróleo iraní aprobado por la UE, así como al mantenimiento del ritmo importador chino e indio de este producto.

Los cuatro posibles escenarios descritos por Barclays a propósito de las exportaciones de petróleo iraní van desde el mantenimiento de estas ventas al exterior hasta una suspensión total de las mismas.

Barclays también asigna una probabilidad alta a un escenario similar al anterior en el que, sin embargo, aumente la demanda de petróleo iraní de China e India. En este caso, el Texas y el Brent alcanzarán precios de 120 y 125 dólares, respectivamente.

Por otro lado, un cese total de las exportaciones de petróleo desde Irán encarecería el crudo hasta máximos históricos, si bien la probabilidad de que se produzca esta circunstancia es baja.

Consecuencias para España

En ese caso, el precio del barril de Texas alcanzaría los 145 dólares y el de Brent, los 150 dólares, lo que convertiría a Arabia Saudí en uno de los principales beneficiarios, con mejoras del 9,1% en su PIB.

Por último, el informe dibuja un escenario de probabilidad media en el que no se produzcan pérdidas en las exportaciones de crudo iraní. El descenso relacionado con el embargo de la UE quedaría compensado con un aumento de ventas a Asia, lo que situaría el precio del Texas en 110 dólares y el del Brent, en 115 dólares.

La subida del precio del petróleo podría tener unas consecuencias devastadoras para la ya desgastada economía española, para la que el propio FMI pronosticó una recesión del 1,7% en 2012.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ya ha advertido de que una subida de un 10% en el precio del crudo tendría una repercusión negativa de 3.500 millones de euros sobre el PIB español.