En su tercer discurso sobre el Estado de la Unión

Obama comienza la campaña enarbolando la justicia económica

El presidente de EE UU, Barack Obama, enfila las presidenciales de noviembre, Y lo hizo con su tercer discurso sobre el Estado de la Unión, en el que convirtió la justicia económica su bandera electoral. Obama insistió en que los valores de su país -las oportunidades y las reglas iguales para todos- se encuentran en peligro y es necesario tomar medidas urgentes para impedirlo. Es, a su juicio, "la cuestión clave de nuestra época".

El presidente de EE UU Barack Obama, durante su tercer discurso del Estado de la Unión el 25 de enero de 2012.
El presidente de EE UU Barack Obama, durante su tercer discurso del Estado de la Unión el 25 de enero de 2012.

Barack Obama se ofrece como el candidato de la clase media. "Podemos optar por un país en el que a un grupo reducido de gente le va realmente bien, mientras a que un número creciente de norteamericanos no les alcance para llegar. O bien podemos restaurar una economía en la que todos tengan una parte justa, todos hagan su aportación y todos jueguen bajo las mismas reglas", manifestó.

"Es hora de aplicar las mismas reglas a los de arriba que a los de abajo: ni planes de rescate, ni dádivas, ni escapatorias... Que cada uno asuma sus responsabilidades", destacó, en una alocución de contenido abrumadoramente económico y en el que la política exterior sólo ocupó un papel secundario", aseguró el presidente estadounidense en su tercer duscurso sobre el Estado de la Unión, en el que dio las trazas maestras de lo que será su programa electoral, basado "construir una economía que dure" en la que se promueva la innovación manufacturera y la creación de empleo en territorio estadounidense, alentar el crecimiento del sector de las energías limpias y fomentar la educación.

Pero también considera que todos los estadounidenses deben comportarse bajo las mismas reglas y recibir oportunidades, y por ello propone que aquellos que ingresen más de un millón de dólares paguen al menos el 30% de sus ingresos en impuestos.

Barack Obama tambi?çen se refirió a las luchas partidistas entre demócratas y republicanos, las mismas que en verano pasado impidieron lograr un acuerdo rápido para ampliar el techo de deuda, lo que representó un papel capital para la rebaja de las calificaciones a cargo de Standard & Poor's. "Lo que está en juego no son valores demócratas o valores republicanos", añadió, tratando de recuperar un papel por encima de la lucha partidista. "Lo que está en juego son los valores americanos. Esos son los que reclamamos". Y añadió: "Colaboraré con cualquiera en el Congreso para dar impulso (a estas ideas)". Pero advirtió también que "combatiré la obstrucción con acciones".