Muy confidencial

'Operación omeprazol' en la gran banca

La cantada e inminente revolución del mapa financiero español ha impuesto el estado de máxima alerta en los cuarteles generales de las entidades. Unos llevan meses diseñando los flotadores que les mantengan vivos a la vez que tratan de evitar ser engullidos por un colega de mayor tamaño. Otros, los más grandes, se están preparando para la pesada digestión a la que están abocados. Esta suerte de estrategia -bautizada como 'operación omeprazol' dentro del sector en homenaje al famoso medicamento que ataca la secreción excesiva de ácido gástrico-, consiste en desprenderse de activos no estratégicos, limpiar como sea el balance de todo aquello que huela a inmobiliario y, por supuesto, buscar plusvalías hasta debajo de las piedras. Los últimos movimientos de grupos como Santander, BBVA o La Caixa son ejemplos palmarios de esta corriente. Y es que no hay nada mejor que un estómago fuerte para afrontar los malos tragos.