Bruselas ya aceptó retrasar de 2012 a 2013 el plan de consolidación

Guindos no descarta un año más para bajar el déficit al 3%

Guindos no descarta un año más para bajar el déficit al 3
Guindos no descarta un año más para bajar el déficit al 3

El ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se estrenó ayer en Bruselas en el Eurogrupo (Consejo de Ministros de Economía de la zona euro) con la incómoda tarea de presentar a sus colegas un desvío de casi el 40% en el objetivo del déficit presupuestario para 2012 (desde el 6% marcado hasta el 8,2% estimado por ahora). Por suerte para De Guindos, el derrape coincide con un cambio de actitud en la UE que apunta hacia una revisión del calendario de consolidación fiscal pactado hace casi tres años.

El propio De Guindos no descartó ayer retrasar de 2013 a 2014 el objetivo de situar el déficit público por debajo del 3% del PIB nacional. "Eso no está en estos momentos sobre la mesa", se limitó a señalar a su llegada a Bruselas sobre la posibilidad de que la Comisión Europea conceda a España un año de tregua. El ministro no descartó esa hipótesis, reforzada tras las devastadoras previsiones presentadas ayer por el Banco de España y la revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento de las principales economías de la zona euro que la CE presentará el próximo mes de febrero.

El Pacto de Estabilidad prevé la concesión de la prórroga "si el Estado en cuestión ha tomado medidas y se produce un acontecimiento económico adverso inesperado con importantes consecuencias desfavorables para las finanzas públicas". Bruselas ya activó ese procedimiento a final de 2009 para prolongar un año más de lo previsto (hasta 2013) el ajuste presupuestario español.

En aquel momento, el departamento de Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos, invocó el deterioro de la coyuntura para justificar la relajación (una caída prevista de crecimiento en 2010 del 3,7% frente al 2% de caída previsto cuando se fijó el plazo de 2012). La CE aceptó también que el derrape fiscal (11,2% de déficit frente al 6,2% esperado) no era atribuible a un incremento del gasto sino al empeoramiento de la economía.

Las dos condiciones parecen cumplirse de nuevo, máxime después de que el Gobierno de Mariano Rajoy adoptase a finales de 2011 un paquete de ajuste por valor de 15.000 millones de euros con el objeto de compensar el derrape del pasado ejercicio.

Hoy, de momento, el Ecofin estudiará ya, según los documentos de la presidencia del Consejo, cómo "diseñar medidas para estimular el crecimiento a corto plazo dado que el efecto positivo de la reforma de las pensiones o del mercado laboral solo se percibe a medio y largo plazo".

Ampliación del fondo

Los ministros también comenzaron ayer el debate sobre la reforma del fondo de rescate permanente de la zona euro, bajo una presión creciente para que se amplíe su dotación (fijada en 500.000 millones de euros). "Necesitamos u muro de protección mayor", urgió ayer la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, tras reunirse en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel. "Sin ese muro, países como España o Italia, que básicamente son capaces de reembolsar sus deudas, podrían verse forzados a una crisis de solvencia".

Berlín sugirió ayer la posibilidad de combinar los dos fondos (el temporal, que expira en junio de 2013, y el permanente), lo que daría una potencia de unos 750.000 millones de euros. La decisión no se espera hasta la cumbre europea del 1 de marzo.

En esa misma cumbre podría decidirse el nombre del futuro sustituto de José Manuel González Páramo en el BCE, cuyo mandato expira el 31 de mayo. España presentó ayer la candidatura de Antonio Sáenz de Vicuña, pero varios países, con Holanda al frente, prefieren apostar por un candidato más septentrional y de un país más pequeño.