Bolsa de Nueva York

Wall Street avanza con cautela en una jornada huérfana de datos

Wall Street mira a Grecia, al Eurogrupo y a Irán. La Bolsa de Nueva York opta por sumar leves posiciones en una sesión huérfana de indicadores macroeconómicos.

En una sesión carente de datos macroeconómicos, Wall Street se decanta por sumar terreno de manera muy leve. El Dow Jones suma un 0,24%, el S&P 500 se revaloriza un 0,36% y el tecnológico Nasdaq lo hace en un 0,36%.

Y es que la jornada llega marcada por tres acontecimientos. En primer lugar, los inversores están pendientes de las medidas que pueda tomar Irán tras la prohibición por parte de la Unión Europea de la importación, compra y transporte de su petróleo. En segundo lugar, de la posible resolución de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores sobre la quita y, en tercer lugar, de la reunión del Eurogrupo en Bruselas.

El parqué neoyorquino retoma así la tendencia alcista que predominó la pasada semana, cuando el Dow Jones se revalorizó un 2,4 % impulsado por la difusión de resultados empresariales mejores de lo previsto en Estados Unidos, en concreto de la banca y las tecnológicas.

Mientras tanto, dos tercios de los treinta componentes del Dow Jones se colocan en terreno positivo liderados por Bank of America (3,75%), el grupo informático Hewlett-Packard (2,24%), el fabricante de maquinaria pesada aterpillar (1,38%) o el banco JPMorgan Chase (1,31%).

También avanzaban las petroleras Chevron (0,42%) y Exxon (0,25%) mientras el crudo de Texas subía a 99,65 dólares después de que los ministros de Exteriores de la UE sellaran hoy la puesta en marcha del embargo de las importaciones de productos petroleros de Irán pactado previamente por representantes de los Veintisiete.

En el lado de los descensos del Dow Jones destacan el fabricante de productos para el hogar Procter & Gamble (-1,62%) y la farmacéutica Merck (-0,56%).

En otros mercados, el oro sube a 1.673,3 dólares la onza, el dólar pierde terreno frente al euro (que se cambia por 1,3037 dólares) y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años sube al 2,09%.