La CE le insta a un aumento de las exportaciones

El FMI elogia a Portugal y le anima a continuar con las reformas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que la situación fiscal de Grecia no es como la de Portugal y elogia los esfuerzos gubernamentales para seguir el programa de reformas incluido en el préstamo de 78.000 millones de euros.

El consejero del departamento europeo del FMI, Hossein Samiei, comentó que Portugal ha sido "fuerte" en el seguimiento del plan de reformas y explicó que la mejor forma de evitar "riesgos externos" es "precisamente" mantener "los puntos fuertes del programa".

Samiei participó en Lisboa en una conferencia junto a miembros de la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), prestatarios junto al FMI de 78.000 millones a Portugal.

"Pienso que la última subasta, el miércoles, ilustra esto. El resultado fue una sorpresa porque la deuda a once meses se situó debajo del 5 por ciento", expuso. El funcionario del FMI comentó que Portugal debe dar "énfasis" en el crecimiento para superar la crisis, al mismo tiempo que "debe de asegurar la consolidación presupuestaria".

Samiei deseó que la reducción contributiva que las empresas pagan a la seguridad social, descartada de momento por el Gobierno, siga en la agenda del mismo.

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, realzó en la misma conferencia la importancia de ejecutar las reformas pactadas con la troika, entre las que destacan el cambio de la ley laboral que incluye un abaratamiento del despido, la privatización de empresas públicas y el aumento de la competencia entre empresas.

En su intervención, el líder de la misión para Portugal del BCE, Rasmüs Rüffer, defendió que es "esencial" que continúe el apoyo público a este programa y pidió colocar capital que está preso en el sector no intercambiable, "como en la construcción", para el sector intercambiable.

La Comisión Europea le recomienda un aumento de sus exportaciones

El jefe de la misión de la CE en Portugal, Jurgen Kroger, se congratuló por disminución del déficit comercial luso, pero alertó de que ocurrió como resultado de la reducción de la importación debido al "debilitamiento" de la economía.

El país "todavía no aumentó significativamente sus cuotas de mercado externas", advirtió. Entre septiembre y noviembre de 2011, el saldo negativo de la balanza comercial se situó en 3.109,9 millones de euros, frente a los 5.133,3 millones del mismo trimestre de 2010.

Para el alto funcionario alemán, "Portugal aún tiene una economía relativamente cerrada para su tamaño". Expuso también que la diferencia entre el salario medio portugués (cerca de 15.000 euros brutos anuales) y el mínimo (unos 7.000) es una de las menores de Europa.

Esta situación "puede desanimar a los trabajadores con poca formación a adquirir más conocimientos, porque tienen poco que ganar", declaró.

El déficit fiscal de Portugal en 2010 fue del 9,8 % de su Producto Interior Bruto (PIB), que deberá de reducirse una tercera parte, hasta el 3 %, en los próximos tres años, con el objetivo de cumplir con las exigencias de Bruselas y FMI a cambio de seguir recibiendo el préstamo de 78.000 millones hasta 2013.