CC OO critica la elevada pensión que percibirá el ya exdirectivo en 2013

Luzón abandona Santander con una jubilación superior a los 56 millones

Francisco Luzón, el que era considerado el número tres del grupo Santander, ha decidido prejubilarse con 64 años de edad como consejero director general para Latinoamérica. Recibirá más de 56 millones de euros en concepto de fondo de pensiones acumulado a lo largo de sus 40 años como ejecutivo bancario. Pero tendrá que esperar hasta el próximo año para comenzar a cobrarlos de una vez o repartidos anualmente. CC OO ha sido el primero en criticar su indemnización.

Francisco Luzón ha decidido abandonar el primer grupo financiero español a los 64 años de edad, uno antes de la edad de jubilación, pese a ser más joven que el consejero delegado del grupo, Alfredo Sáenz, que tiene 69 años de edad, o que su presidente, Emilio Botín, que cuenta con 77 años de edad. Luzón era considerado el número tres del grupo. No en vano, la división que estaba bajo su responsabilidad, Latinoamérica, es el área que más beneficios aporta al grupo, sobre todo la filial brasileña. Este banquero, que aseguraba que era el viajero de Iberia que más kilómetros llevaba volados en esta compañía, se incorporó a Santander en 1996 como consejero director general, adjunto al presidente y responsable de estrategia, comunicación y relaciones institucionales.

En 1999, tras la fusión con Banco Central Hispano, fue nombrado consejero y vicepresidente ejecutivo para América Latina. En sus 13 años en el grupo, Luzón ha sido el artífice de la expansión de Santander en Latinoamérica. Eso sí, con más de un disgusto por medio.

Pero desde hacía algún tiempo Luzón -inició su carrera en banca en 1972 en el Banco de Vizcaya y en 1988 fue nombrado por el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, presidente del Banco Exterior de España- había comenzado a discrepar con Sáenz, aunque varias fuentes aseguran que, pese a que la relación entre ambos era tensa, habían llegado a una especie de entendimiento para evitar un choque entre los dos ejecutivos.

SANTANDER 3,33 -2,71%

Estas mismas fuentes aseguran que su aspiración era llegar un día a ocupar el cargo de consejero delegado del grupo, objetivo que vio frustrado completamente cuando el Gobierno indultó a Sáenz el pasado mes de noviembre, anulando así la condena que le impuso el Tribunal Supremo en marzo por unos hechos acaecidos en 1994, durante su gestión del entonces intervenido Banesto.

Tras este indulto, Alfredo Sáenz decidió mantenerse al frente de Santander. Otras fuentes afirman que Luzón también aspiró a ser presidente de Banesto cuando Ana Patricia Botín dejó el cargo para ser nombrada primera ejecutiva de Santander en Reino Unido. Al final se nombró a Antonio Basagoiti. Otras fuentes aseguran que su salida se debe única y exclusivamente a que estaba cansado de recorrerse medio mundo todas las semanas.

Luzón deja todos sus cargos en el grupo, incluso su puesto como consejero. Le sustituye como responsable de Latinoamérica su número dos, Jesús Zabalza, aunque este no será, por lo menos en los próximos meses, nombrado consejero del grupo. Luzón recibirá una pensión que ya en 2010 se situaba en 55,9 millones. Además, tiene derecho a otros 9,93 millones en concepto de otros seguros, según el informe anual del banco correspondiente a 2010. Pero tendrá que esperar hasta el año que viene para comenzar a percibirla, una vez que se jubile (ahora se ha prejubilado).

El ya exejecutivo podrá optar entre recibir la pensión de una sola vez o repartirla anualmente entre los años que viva. Luzón era, tras Sáenz, el directivo que más cobraba del grupo.

CC OO ha sido el primero en criticar la elevada jubilación que percibirá este directivo. Coincide en un momento en el que este sindicado ha suspendido las negociaciones del convenio de banca al pedir la patronal dos años de congelación salarial, entre otras razones. Economía, mientras, ha preferido, no hacer comentarios "por el momento". Y el Banco de España asegura que no tiene nada que decir al tratarse de una entidad privada cuyos accionistas han aprobado los salarios de la cúpula.

Consejero de Inditex

Francisco Luzón ha ido preparando su salida en los últimos meses. El broche de oro a su carrera lo puso el año pasado, cuando fue nombrado doctor honoris causa en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Castilla-La Mancha, su tierra, y se le concedió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en noviembre. Luzón es consejero de Inditex, vicepresidente mundial de Universia y vicepresidente segundo del Real Patronato de la Biblioteca Nacional. Su salida del banco será aprobada en el consejo que se celebrará el lunes. Su sustituto, Jesús Zabalza, se incorporó al banco en 2002 como director general de América.