Nueva división

Barceló entra a competir como touroperador con tres marcas distintas

Barceló Viajes presentó ayer su nueva división, con la que entra a competir en el segmento de la touroperación, con rivales de la talla de TUI o Thomas Cook. La empresa, dirigida ahora por Gabriel Subías, mantendrá tres marcas para la negociación y venta de paquetes turísticos.

La filial está compuesta por dos touroperadores generalistas, Quelónea y Jolidey, y un touroperador para grandes viajes, llamado Lacuartaisla. Este operador especializado estará en funcionamiento previsiblemente para el mes de febrero mientras que los dos generalistas empezarán a dar servicio "para verano de 2012", comentó Gabriel Subías en rueda de prensa. El responsable de Barceló Viajes descartó dar datos del nivel de inversión o de esfuerzo económico que la compañía ha puesto en el nuevo lanzamiento.

Los tres operadores turísticos elaborarán paquetes vacacionales, en los que se suman transporte, alojamiento y distintas actividades para su venta a través del sector y de su propia red de Barceló Viajes. Los responsables consideran que, pese a que la división nace en un "momento difícil de mercado", se consolidarán como "operador mayorista relevante en el plazo de cinco años". Prevén estar en beneficios, gracias a las sinergias con la compañía matriz, antes de tres años.

En todo caso, el consejero delegado del grupo Barceló para Europa, Oriente Próximo y África (EMEA), Raúl González, subrayó que las previsiones de la empresa es que los touroperadores se consoliden en un medio plazo, por lo que "no tienen prisa" ni "pretensiones de competir" con Travelplan e Iberojet, "los dos gigantes de este mercado".

"Similar" facturación

González explicó, aprovechando la rueda de prensa, que los resultados provisionales de la cadena al cierre de 2011 muestran una "ligera mejoría" respecto a 2010. "La facturación ha rondado los 1.100 millones de euros, una cifra similar a la del pasado año", señaló el consejero.

Esta cifra no incluye la línea de negocio de American Express Barceló, que sumaría otros 400 millones de euros, hasta alcanzar alrededor de 1.500 millones en el volumen de negocio. "Para este año no esperamos una mejora en el consumo nacional respecto a 2011, que ha sido un ejercicio peor que el de 2010", valoró.