En la cumbre de la UE

Rehn espera que el lunes esté listo el acuerdo del mecanismo de estabilidad

El comisario europeo de Política económica y Monetaria, el finlandés Olli Rehn, espera que se redacte el acuerdo para la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en la cumbre de la Unión Europea del lunes.

El acuerdo y el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) "son efectivos mecanismos financieros necesarios" para atajar la actual crisis de la deuda, que "debe resolverse este año". Rehn ha hecho estas declaraciones en una entrevista que publica hoy el rotativo alemán Süddeutsche Zeitung.

"Tenemos que construir ahora una arquitectura europea económica estable. Necesitamos una cultura de la estabilidad", subraya el eurocomisario, que considera decisivo para alcanzar esa meta el pacto fiscal, "cuyas reglas harán que los Estados hagan sus presupuestos de manera sensata".

Rehn cree que el pacto debe ser "apoyado por los gobiernos y ratificado por los parlamentos". Se trata de una medida "imprescindible" para una "posible introducción de bonos europeos o de estabilidad, da igual en que forma, para reforzar la dirección político-económica de manera sustancial a nivel europeo".

Olli Rehn reconoce que 2012 no será fácil, "sobre todo en su comienzo", y exige que los países en crisis mantengan sus esfuerzos de ahorro y consolidación presupuestaria para que "en verano comience a funcionar el MEDE".

"Estoy seguro de que en verano habremos instalado un amplio mecanismo de protección. Creo firmemente que necesitamos una gran solución así. La alternativa serían los eurobonos, pero existen en algunos países serias reservas constitucionales contra los mismos, por ejemplo en Alemania", señala Rehn.

En cuanto a la cooperación franco-alemana y su papel de liderazgo, reconoce que "no nos libraremos de esa paradoja, de ese dilema", ya que si París y Berlín se muestran reservados se les critica "por pasivos" y si actúan se les acusa de "prepotentes".

Finalmente y sobre el caso de Grecia, que considera una "excepción", Rehn subraya que "han hecho ya mucho, pero si no avanzan es sobre todo por motivos de política interna". "Considero decisivo que los grandes partidos europeos mantengan estrecho contacto con sus familiares en Grecia y convenzan a sus dirigentes para que defiendan de manera comprometida el programa de ayuda de la UE. De lo contrario podría fracasar y eso no ayudaría ni a los griegos ni a Europa".