Para tener un papel activo en el nuevo proceso de reestructuración

Kutxabank asegura contar con excedente de capital para compras

La integración de las tres cajas de ahorros del País Vasco opta por adelantarse al calendario de provisiones.

Kutxabank parece contar con músculo financiero suficiente para tener un papel activo en el nuevo proceso de reestructuración del sector. Su presidente, Mario Fernández, aseguró ayer que no se realizarán operaciones "que supongan un riesgo para el capital, la liquidez y la política de gastos de Kutxabank". Pero añadió que la entidad tiene un excedente de core Tier 1 de un 1,4%, ya que su índice de solvencia actual es del 10,4% frente al 9% que exige la Autoridad Bancaria Europea (ABE). Ese sobrante, según su criterio, puede ser destinado a realizar operaciones corporativas.

Mario Fernández, en una reunión en Bilbao con medios de comunicación, quiso dejar bien claro que "no se está negociando con ninguna entidad de crédito" de cara a una posible compra o fusión pero que se "estudia y se estudiará" lo que hay en el mercado. El presidente de Kutxabank ha añadido que posibles operaciones en este campo se deberían instrumentar con el esquema de protección utilizado para hacerse con el control de Cajasur. Fernández ha sido rotundo al asegurar que no habrá cambios en el accionariado de Kutxabank y que no se abrirá su capital para afrontar eventuales operaciones de compra.

Kutxabank, según su máximo responsable, ha nacido hace tres semanas con un core capital de 10,4% tras realizar fuertes dotaciones y antes de que se conozcan las medidas que pretende adoptar el Gobierno de Rajoy para el saneamiento del sector financiero.

"Tenemos colchones por si hiciera falta realizar nuevas dotaciones", aseguró Fernández. En este sentido, afirmó que todavía no puede dar a conocer el resultado conjunto de 2011 de las tres cajas que configurar Kutxabank "porque igual tenemos que reducir los beneficios, sin afectar a la obra social, por los nuevos requerimientos que conoceremos en breve". Afirmó desconocer el grueso de los nuevos requisitos, pero avanzó que supondrá un tratamiento específico según si se trata de suelo rústico, urbano, promoción iniciada, primera o segunda vivienda.

Mario Fernández ha aventurado una política de rotación de su cartera de participadas "salvo las inversiones estratégicas".

"Tenemos un colchón de 4.000 millones en nuestra cartera industrial que nos pueden servir, en momentos puntuales, para a través de desinversiones llevarlas a resultado para que no afecten a los recursos que vamos a destinar a la obra social de las cajas", ha asegurado el primer ejecutivo de Kutxabank.