Marruecos, destino de la primera visita oficial de Rajoy como presidente

Rajoy abre una "nueva etapa" con Marruecos sin acuerdo sobre pesca

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha comprometido a abrir "una nueva etapa" en las relaciones con Marruecos convencido de que su seguridad, estabilidad y prosperidad es también bueno para España.

"Es mucho más lo que nos une que lo que nos puede separar", manifestó ayer Rajoy en Rabat acompañado del presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán. Rajoy también fue recibido por el rey Mohamed VI.

El estatus de las ciudades de Ceuta y Melilla no ha estado sobre la mesa, pero sí el conflicto del Sahara Occidental, aunque cada parte se limitó a exponer sus posturas sin entrar en ningún tipo de discusión. La suspensión del acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos, que perjudica a los pescadores españoles, es el principal asunto sobre la mesa de las relaciones entre los dos vecinos.

Marruecos ha sido el destino de la primera visita oficial de Rajoy como presidente del Gobierno. Rajoy apostó por mantener a Marruecos como "pilar fundamental de la política exterior española" y reforzar las "relaciones privilegiadas de amistad y buena vecindad" que unen ya a los dos países. Hizo hincapié en la necesidad de impulsar las inversiones y el comercio.

"Soy uno de los muchos españoles convencidos de que la seguridad, la estabilidad y la prosperidad de Marruecos son en buena medida la seguridad, la estabilidad y la prosperidad de España", subrayó Rajoy, que obvió en público las históricas discrepancias en cuestiones como el Sahara o Ceuta y Melilla. Asimismo, abogó por la cooperación en política de interior y por colaborar en ámbitos como cultura, universidad, ciencia o deporte. Con el Gobierno marroquí se analizó también la necesidad de relanzar las interconexiones de energía, transporte y telecomunicaciones y ha elogiado la cooperación en inmigración.

Fondos de la UE

La Comisión Europea destinará 30 millones de euros del presupuesto comunitario para promover la energía solar en la planta de Ouarzazate y los otros 7 millones de euros para financiar el programa de eficiencia energética de agua potable.