Crisis húngara

Orbán: "Preferimos ir al mercado que aceptar dinero de los alemanes"

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha afirmado que prefiere seguir financiando su deuda en el mercado que "aceptar el dinero de los alemanes", en referencia a la situación de casi bancarrota que sufre el país y por la que necesita financiación externa urgente.

Orbán ha dejado claro que lo que quieren es una línea de crédito,una red seguridad, pero nada de rescates. Estas declaraciones las ha realizada en rueda de prensa al ser preguntado por si su voluntad de enmendar su reforma constitucional se debe a su necesidad de recibir ayuda económica de la comunidad internacional.

Con un endeudamiento del 80 % del PIB y un déficit que el Gobierno está tratando de mantener por debajo del 3 % mediante severos recortes de gasto, la economía húngara se encuentra en una delicada situación.

El préstamo internacional es urgente para que el país pueda refinanciar casi 5.000 millones de euros de deuda con vencimiento en los próximos meses.

Sin embargo, Orbán ha asegurado ante la prensa en un tono más vehemente del utilizado en su debate previo en el PE que "lo que Hungría necesita no es más dinero".

Orbán ha dicho que lo que necesitan es línea de crédito por si llega el momento en el que no sean incapaces de vender sus bonos, y ha añadido que no quiere que Hungría pase por lo mismo que Grecia, a la que los alemanes les están financiando porque piensan que "ellos no han sabido llevar a acabo sus políticas".

Fianalmente, ha matizado que "pese a todo, si el FMI insiste en darnos crédito pues lo estudiaremos".