Naufragio en Italia

Sonría y diga "abandonen el barco, nos hundimos"

Costa Cruceros evalúa en 72 millones la pérdida del buque naufragado

El código de conducta del grupo Carnival, propietario de Costa Cruceros, establece que los empleados han de dirigirse a los clientes con una sonrisa. Incluso, quizá, cuando han de decirles: "Nos hundimos". Los responsables de la empresa propietaria de Costa Concordia, el barco que el pasado viernes encalló contra la isla italiana de Giglio, mantuvieron ayer el rictus serio mientras volvían a responsabilizar al capitán del barco del accidente en el que han muerto, de momento, seis personas.

La compañía estima en 93 millones de dólares (unos 72 millones de euros) el primer impacto del naufragio en su beneficio de 2012. La empresa matriz, Carnival, apuntó ayer también que "el daño en sus beneficios de 2012 por la imposibilidad de uso de este barco estará entre los 65 y los 75 millones de euros".

Por otro lado, la firma "anticipa otros costes para el negocio que no es posible determinar en este momento". Por ejemplo, la empresa pagará 31,5 millones de euros máximo por coberturas de daño a terceros y en el barco, por las franquicias de seguro que había firmado con las aseguradoras, según las revista especializada Business Insurance.

Carnival obtuvo un beneficio neto en 2011 de 1.500 millones de euros. Los ingresos de la compañía matriz ascendieron a 12.468 millones de euros, según las cuentas de la empresa. La empresa cotiza en la Bolsa de Nueva York y en la de Londres. La cotización de Carnival se desplomó durante la sesión de ayer en Londres pero se benefició de que ayer era festivo en EE UU y no había Bolsa. Las acciones cerraron cayendo un 16,5% respecto del viernes. Carnival posee una flota de 100 barcos y distintas marcas en función de los mercados: Costa Cruises, propietaria del Costa Concordia, operaba fundamentalmente en Italia, Francia y Alemania. En Reino Unido, Carnival opera bajo las enseñas P&O Cruises y Cunard. En Alemania se conoce como Aida Cruises. En España y en el mercado latinoamericano funciona como Ibero Cruises.

España es el segundo mercado europeo más potente para la industria de los cruceros. Casi cinco millones de pasajeros visitaron a bordo de estos barcos la costa española en 2010, cifra solo superada por la italiana. El negocio generó ese año en el país 1.186 millones de euros, según datos del Consejo Europeo de Cruceros (ECC). Además, esta industria tiene una amplia aceptación en el país en los últimos tiempos. En cinco años, casi ha duplicado su generación de ingresos. Según el informe de ECC, en 2005 generaba 683 millones de euros; en 2010, 1.186 millones. Los datos de ECC señalan que la industria creó ese año alrededor de 25.000 empleos. Barcelona y Palma de Mallorca fueron los puertos con más tráfico.

Impacto negativo a corto plazo

Para los analistas, "habrá un impacto negativo a corto plazo en las reservas del sector de los cruceros en todo el mundo, por la impresión causada por las fotos del barco hundido", especialmente para Costa Cruceros. Sin embargo "los consumidores suelen superar estos miedos primeros enseguida, con lo que no esperamos que el accidente tenga consecuencias negativas a largo plazo para el sector", afirmó un experto de Numis consultado por Bloomberg.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, aseguró ayer, por su parte, que el accidente del crucero Costa Concordia no tendrá un impacto significativo en la demanda de cruceros mundial. En la presentación de los resultados del turismo mundial en 2011, Rifai indicó que este siniestro sí impulsara, sin embargo, mejoras en las normativas y en la legislación del sector.

Por su parte, el presidente entrante de la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur, Fernando Conte, indicó que el naufragio del crucero italiano es una "mala noticia" para el sector turístico. Señaló que aún es pronto para realizar una estimación sobre las consecuencias que puede tener este "desgraciado" accidente.

Las cifras

1.500 millones es el beneficio neto de Carnival en 2011. Facturó más de 12.000 millones.

16,5% cayeron ayer las acciones de Carnival en la Bolsa de Londres.

El siniestro rondará los 630 millones para el seguro

La colisión del Costa Concordia le saldrá cara a la sector asegurador. El coste exacto de los daños materiales y personales que ha generado el siniestro tardará en conocerse varias semanas. Los expertos consultados estiman con carácter preliminar que el valor de un crucero de estas características oscila entre los 400 y los 450 millones de euros. El costo llegaría a 630 millones si se suman los perjuicios a terceros, sostiene Bloomberg.

Entre las entidades que compondrían el cuadro asegurador del crucero figuraran Standard P&I Club, Steamship Mutual Underwriting Association, XL Group, Allianz, RSA y Generali. Fuentes oficiales de la firma italiana aclararon que el coste del siniestro será limitado gracias al reaseguro.

"Las coberturas abarcan desde los daños sobre el casco o la maquinaria a la responsabilidad civil frente a terceros", explican desde Allianz Global Corporate & Specialty, la unidad de la firma germana que gestiona esta póliza. "Debido al tamaño y el valor asegurado de este tipo de buques, lo normal es que haya varias aseguradoras implicadas en un régimen de coaseguro, entre 20 y 30", añaden.

Standard P&I Club es la entidad que ejerce de primer firmante en el coaseguro suscrito en el Lloyds de Londres y será la encargada de gestionar las reclamaciones. Aon es el corredor de Carnival, propietaria del Costa Concordia.

Por encima del seguro se encontraría el cuadro de reaseguro. Aquí, Hannover Re es una de las entidades implicadas. Portavoces de la firma indicaron que cubren los daños en el buque y la responsabilidad civil ante los pasajeros, pero no así los posibles perjuicios medioambientales originados por el naufragio. En Hannover Re desconocen el alcance del evento, pero admiten que se trata de "un siniestro significativo que obligará a desembolsar más de 10 millones de euros".

¿Quién paga?

¿Fallo mecánico o negligencia humana? Sea cual sea el caso, el seguro pagará. El Costa Concordia aprobó en noviembre una inspección técnica en Italia. Si hubo un fallo humano, las aseguradoras del buque pleitearán con la firma que cubra la responsabilidad civil del capitán del navío.