Le pide aprobar ya la reforma laboral

Van Rompuy alaba los ajustes de Rajoy

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha elogiado las medidas de ajuste aprobadas por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primer mes de mandato y le ha apremiado a aprobar ya la reforma laboral, al considerar que es una "emergencia" por la elevada tasa de paro en España.

Van Rompuy y Rajoy se han visto hoy en Madrid por primera vez en un almuerzo de trabajo en el Palacio de la Moncloa, un día después de la visita del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

La cita ha servido para preparar la cumbre de Bruselas del día 30, en la que los socios comunitarios concretarán el pacto fiscal que consagrará el principio de estabilidad presupuestaria.

En la rueda de prensa conjunta, Rajoy ha garantizado a Van Rompuy, que España va a cumplir los compromisos adquiridos con Europa en materia de control de déficit y va a aprobar todas las reformas necesarias para generar crecimiento y empleo.

Además de explicarle en detalle el plan de ahorro de 15.000 millones de euros, con medidas como la subida del IRPF, Rajoy le ha asegurado que las reformas del mercado de trabajo, del sistema financiero y del sector público para fijar el techo de gasto estarán listas el 10 de febrero como fecha tope.

No ha concretado el calendario ni el orden exacto en que se aprobarán, pero ha descartado que el nuevo marco laboral vaya al Consejo de Ministros del próximo viernes.

Van Rompuy ha hecho hincapié en la importancia de que España ponga freno a la actual tasa de desempleo, el 20,7%, la más alta de los Veintisiete, y ha alertado de que no solo es necesario, sino que es una "emergencia".

Al igual que Sarkozy, Van Rompuy ha valorado el plan de ajuste y las reformas impulsadas ya por Rajoy. "Su firmeza y el fuerte apoyo popular que tiene dan esperanza para el éxito de su empeño", ha añadido.

A juicio de Van Rompuy, España está trabajando en "la dirección adecuada" y ha considerado modélico el pacto sellado el pasado verano entre PP y PSOE para reformar la Constitución y fijar techos de gasto y endeudamiento a las administraciones públicas, medida que ahora deberán aprobar todos los países del euro.

La reunión ha precedido al encuentro entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas para analizar cómo controlar el gasto en las distintas administraciones.

Van Rompuy no ha querido entrar a juzgar qué tienen que hacer las autonomías y ha dicho que es "problema" de España cómo se organiza para conseguir las metas relativas al déficit.

En sintonía a la línea marcada por Sarkozy, el presidente del Gobierno y el del Consejo Europeo han convenido en que la austeridad no es suficiente para salir de la recesión y que son precisos planes de crecimiento y generación de empleo.

En la reunión, han analizado el impacto de la decisión de la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) de retirar la máxima categoría a la deuda de Francia y de devaluar la de otros países de la UE, como España.

Van Rompuy ha señalado que esta devaluación "no reduce la capacidad de este mecanismo" de ayuda, ya que además sigue contando con la mejor calificación de las otras dos agencias, Moody's y Fitch.

Además de la cita con el presidente del Consejo Europeo, Rajoy se ha reunido esta tarde con el vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Industria, el italiano Antonio Tajani.

En paralelo, el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha viajado a Estrasburgo (Francia) para verse con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, y con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Antes de viajar, en un acto en su departamento, García-Margallo ha asegurado que la sucesión de contactos con las autoridades comunitarias prueba el interés de España en recuperar credibilidad e influencia en Europa.

"Vamos a estar mañana, tarde y noche en las instituciones europeas, que es donde se juega nuestro futuro", ha comentado el ministro.