Diario de a bordo

Festivo en Wall Street, aliado inesperado

La intervención del BCE a primera hora contuvo y apagó un incendio que pudo ser desastroso para la sesión, dejando que movimientos corporativos, esperanzas sobre China y una buena subasta en Francia de corto plazo, levantaran la sesión en Europa.

Hemos saldado con éxito el primer enfrentamiento con el mercado tras la rebaja de varios países de la zona euro el viernes por S&P. El nerviosismo era patente nada más comenzar la sesión ya que los mercados de riesgo siguieron al milímetro la cotización del euro dólar y en cuanto ésta tocó una resistencia, se produjo un retroceso en todos los activos.

La precaución en ese momento volvió a los mercados ya que teníamos una subasta de corto plazo que realiza Francia casi todos los lunes pero sorprendentemente se ha llevado a cabo con éxito presentando una bajada de rentabilidades en todos los plazos colocados. Al mercado le ha costado mucho reaccionar ya que al estar Wall Street cerrado el volumen es muy bajo y el BCE ha podido controlar la situación. Para hacernos una idea, el volumen del futuro del bono alemán a 10 años tiene casi al cierre europeo la mitad de volumen de lo que debería tener a las dos de la tarde más o menos.

No nos podemos quitar la deuda de la cabeza ya que los bonos a 10 años de España, Grecia, Francia e Italia están subiendo en precio, sin embargo la de Portugal se ha disparado a la baja creando nuevos máximos históricos en su diferencial con respecto Alemania al que han seguido los CDS. Esto es otro punto de preocupación ya que Portugal aumentó la cantidad a colocar en las próximas subastas intentando aprovechar el buen ambiente que hubo la semana pasada, pero las rebajas de calificación le han cogido a contrapié.

Una vez superada esta primera onda expansiva del relámpago del viernes, la atención pasará mañana al dato de PIB del Q4 de China que se espera que muestre el crecimiento más lento en casi dos años y medio, con la firme idea de que no va a ser el suelo de este descenso. Precisamente, el ver que debido a esto puede encaminarse hacia la senda de la expansión económica ha tenido al súper sector de automoción y recambios como el que más sube de toda Europa tirando de los índices. El de bienes personales y del hogar, en donde hay varias marcas de lujo, también tiró del mercado a primera hora. Según nos hemos ido acercando al final, los recursos básicos han despertado y han tirado del carro. Uno de los que mejor comportamiento ha tenido ha sido el de tecnológicas ya que la alemana SAP ha anunciado dos compras de empresas a lo largo del día y esto, en las circunstancias actuales, se considera muy positivo por la búsqueda de expansión y de oportunidad de negocio,

Mañana tendremos subasta de deuda española que esperemos tenga un resultado parecido a la de Francia de hoy, pero no podemos cantar victoria en ningún momento ya que mañana sí tendremos a los americanos dando contrapartida. Esta precaución viene porque son numerosas las voces desde el mundo anglosajón que ven inevitable una rebaja de calificación del EFSF.

Hablando de precauciones, hoy hemos visto con desilusión cómo el viernes se volvió a superar los máximos anteriores de depósitos en el BCE a un día por los bancos, dando soporte a los bonos alemanes que siguen rondando cerca de máximos. Hoy el BCE se ha visto obligado a comprar deuda española e italiana para intentar cortar de raíz el primer movimiento bajista del día que podía haber tenido muy malas consecuencias si entra el pánico en el mercado con el bajo volumen que tenemos. De momento lo han conseguido estabilizando la sesión de hoy.