Miedo a otra recesión

El fantasma de una nueva crisis

Buena parte de los informes que los analistas de diferentes gabinetes han ido publicando a comienzos de año coinciden en algo: Europa se dirige a la recesión cuando apenas se recuperaba de la primera. Los temores se vieron acrecentados el miércoles, cuando se supo que la economía alemana, tradicional locomotora europea, se contrajo un 0,25% en el último trimestre de 2011. Un broche inquietante para un año en el que Alemania ha crecido un 3% y que podría marcar una nueva senda de descenso. ¿Se extenderá la mancha al otro lado del Atlántico? "La transmisión desde la eurozona a Estados Unidos ha sido menor de lo que esperábamos", destaca el informe de perspectivas de Goldman Sachs, que espera que EE UU mantenga el crecimiento. Goldman dejan abierta la posibilidad, eso sí, a que el proceso de contagio "simplemente sea más lento" de lo que cabría pensar. En todo caso, los expertos de Royal Bank of Scotland recomiendan adoptar una postura defensiva ante el panorama negativo, apostando por las cotizadas del sector energético o de telecomunicaciones, y evitando las firmas financieras. Automovilísticas y empresas de materias primas despertarán la atención de los inversores, pues son de los primeros sectores en adelantar las señales positivas o negativas de lo que está por venir a nivel macroeconómico. Otra referencia son los valores refugio, que se disparan ante las dificultades. Es el caso del oro y la plata, que en estos momentos viven un nuevo rally. Las tensiones geopolíticas en Irán, de otra parte, amenazan con mantener álgido el precio del crudo. Finalmente, desde Barclays advierten que el riesgo puede estar en la inflación, para la que consideran que la estimación del 2% para cierre de 2012 peca de "conservadora".