El viernes fue nombrado presidente del holding público

El futuro de la SEPI queda en manos de Ramón Aguirre

El futuro de las empresas públicas que se agrupan bajo el paraguas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) queda en manos de Ramón Aguirre, que el viernes fue nombrado presidente del holding público por el Gobierno.

Aguirre (Madrid, 1953) era hasta ese momento portavoz económico del PP en el Congreso de los Diputados. Miembro de la Cámara baja desde la IV legislatura, solo ha dejado el Parlamento en la época en la que fue presidente del ICO (2000-2004) y cuando ocupó el cargo de consejero delegado de Metro de Madrid (2005-2008).

El nuevo responsable de la SEPI se encontrará con un grupo heterogéneo de empresas (alrededor de 15, que van desde la agencia Efe hasta la minera Hunosa o el hipódromo de La Zarzuela) y con participaciones minoritarias en otra decena de compañías, algunas de ellas estratégicas, como pueden ser EADS o los gestores de las redes de energía (Red Eléctrica y Enagás).

De la SEPI también depende (al menos orgánicamente) RTVE, en la que tradicionalmente nombra al director general corporativo, el responsable de la gestión del día a día en el grupo.

Como adelantó el jueves CincoDías, el holding estatal arrastra una deuda de más de 3.425 millones de euros, en su mayor parte correspondiente a los créditos del Ministerio de Industria recibidos por Navantia para la construcción de buques militares. Asimismo, a 30 de junio de 2011, la SEPI tenía pendientes otros 1.630 millones con acreedores comerciales.

Desinversiones

La SEPI cuenta ya con todos los permisos para poder colocar en el mercado las participaciones que mantiene en tres empresas cotizadas: un 2,71% en IAG (la fusión de Iberia y British), un 8,65% en Ebro Foods y hasta un 10% en Red Eléctrica.