Toxo ve posible un acuerdo "in extremis"

Méndez afirma que no tienen en la mente una huelga

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha señalado que no tienen en mente una huelga y muestra su respeto absoluto al Gobierno. Mientras, el líder de CC OO se muestra más optimista y cree en la posibilidad de llegar a un acuerdo "in extremis".

Cándido Méndez y Fátima Báñez, en una pasada reunión
Cándido Méndez y Fátima Báñez, en una pasada reunión

Horas antes de conocer la decisión del Consejo de Ministros en materia laboral, el secretario general de UGT, Cándido Méndez ha intervenido en TVE para descartar una posible huelga. "No tenemos en la cabeza una huelga. Tenemos conciencia de nuestro sentido de la responsabilidad y un respeto absoluto al Gobierno", ha señalado. No obstante, advierte que si se toman las medidas que parece que se van a tomar, la situación, lejos de mejorar, lo que haría sería empeorar.

Ha acusado a la CEOE haber dejado en manos del Gobierno la reforma porque considera que las medidas que emanen del Ejecutivo podrían responder mejor a los intereses de la patronal.

Méndez cree que los representantes de los empresarios confunden los cambios urgentes con las reformas estructurales y opina que no debería interpretarse la reforma como la solución a los problemas de desempleo que existe en España. Para reducir las cifras de paro lo "fundamental" es modificar la estructura productiva.

El secretario general de UGT ha hecho mención al documento remitido al Ejecutivo e indica que a pesar los acuerdos alcanzados, existen "diferencias serias" en asuntos cruciales como son los salarios, los contratos y los despidos. Pero el hecho de que no hayan llegado a un consenso no significa que se haya roto el diálogo. Méndez reitera su compromiso a seguir negociando.

Por su parte, el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, en línea con la tendencia mantenida en los últimos días, parece mostrarse más optimista e insiste en la posibilidad de un acuerdo "in extremis". Pese a ello le pide al Gobierno que aclare cuál es la corriente que seguirá a la hora de decantarse por la reforma, si la de los sindicatos o la de la patronal. En el caso de que fuese esta última cree que apostar por un despido más barato y una congelación salarial "debilitaría" las condiciones del trabajo.

Méndez ha dicho que aunque UGT y CC OO comparten objetivos y alternativas "sin ningún titubeo" son dos organizaciones distintas.

La posibilidad de que el Ejecutivo reduzca las prestaciones por desempleo es vista por Méndez como una contradicción y más después que en el Consejo de Ministros del pasado 30 de diciembre se anunciase una prórroga de la ayuda de 400 euros a aquellos que hayan agotado el subsidio.

En referencia a los problemas de déficit y a las medidas decretadas en los últimos días para reconducir la situación, el secretario de UGT ha afirmado que el desvío en dos décimas se debe sobre todo a la caída de los ingresos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Con esta declaración relega a un segundo plano el desajuste que viven algunas partidas presupuestarias.