EDITORIAL

Buena entrada de año del Tesoro

La subasta de deuda soberana española celebrada ayer ha sido un éxito notable. El Tesoro colocó 10.000 millones, el doble de lo previsto, gracias a la demanda de la banca. Las peticiones, impulsadas por la barra libre del BCE, casi cuadruplicaron la oferta. Pero lo más importante es que se ha hecho a buen precio. Así lo entendió la prima de riesgo, que se moderó sensiblemente, aunque no lo suficiente como para contagiar el buen tono a los inversores en Bolsa, que dejaron el Ibex en tablas. El hecho de que fuera bien la colocación que paralelamente realizó Italia no quita brillo a una operación, la primera del año y de la era Rajoy, con la que el Tesoro coloca en un día el 11,6% de lo previsto para todo 2012 y se cubre muy acertadamente ante posibles tensiones futuras. La tormenta griega puede sufrir sus peores episodios esta primavera, al ritmo de nuevos vencimientos de deuda. El presidente del BCE, Mario Draghi, sin ocultar que las tensiones siguen en la eurozona, constató que la barra libre a la banca ha evitado el colapso del crédito y mejorado la deuda. Pero también puso la guinda a la subasta española al decir que ve países "aplicando serios esfuerzos de consolidación y serias reformas estructurales". Un reconocimiento tácito a España al que no se han sustraído ni los medios europeos más desconfiados y críticos con nuestra economía, como Financial Times.