La prima de riesgo, que llegaba a caer a 340 puntos, se sitúa en los 350

Un Ibex sin estímulos no hace buena la caída del diferencial

El selectivo no da continuidad al rebote de ayer y cede un 0,54% y se aleja de los 8.500 puntos, en una jornadaque ha dejado dos polos bien opuestos: la profunda caída de Repsol (-5,71%), y el repunte a última hora de IAG (+4,17%). La prima de riesgo se modera hasta los 350 puntos básicos.

Ibex 35
Ibex 35

Paso atrás del Ibex, que tras la buena jornada de ayer vuelve a perder el paso y a alejarse de los 8.500 puntos perdidos la semana pasada. Después de comenzar la jornada en positivo, aunque de forma muy modesta, el selectivo se decantaba por las pérdidas en la media sesión lastrado por Repsol, que ha sufrido un duro correctivo dejándose más de un 5%. Tras alcanzar un 1% negativo, el Ibex cierra corrigiendo hasta caer un 0,54 hasta los 8.426 puntos, aupado por el repunte en la recta final de IAG.

La mañana comenzaba con Repsol suspendida de cotización. La petrolera anunciaba ayer a la CNMV la colocación de un 5% del capital que le compró a Sacyr y que hasta ahora tenía en autocartera. Una operación que le ha generado una plusvalía de 78 millones de euros, pero que no ha sido celebrada por los inversores, que le han castigado con una caída del 5,71% en el Ibex, algo que no se producía desde agosto del año pasado, cuando cedió un 5,72%. Durante el día, el retroceso ha llegado a superar el 6%. La cotización de sus acciones quedan en 22,19 euros. Sacyr tampoco se ha librado de las caídas, que han superado el 2%.

En el lado positivo se han situado IAG, con una ganancia del 4,17%, impulsada por las buenas intenciones que pilotos y empresa se han cruzado durante el día de hoy. Los primeros vivían hoy su cuarto día de huelga, en el que se han cancelado más de un centenar de vuelos. Pero el Sepla ha mostrado su voluntad de no prolongar los paros si la compañía accede a reunirse con sus representantes para retomar las negociaciones del VIII Convenio Colectivo. Iberia ha agradecido el gesto, y les ha citado para esta misma tarde.

IBEX 35 7.154,30 -1,33%

Tras la aerolínea, BME y Grifols han sido los valores que mejor rendimiento han demostrado durante el día.

Las pérdidas no han sido exclusivas del Ibex, aunque sí han sido más acentuadas en el selectivo español. El DAX alemán cae en torno al medio punto al cierre en Madrid, en un día con una intensa actividad en el país. Hoy se ha conocido el dato de crecimiento de su economía, cuyo PIB se expandió un 3% en 2011, mientras que su déficit se reducía al 1%. Pese a ello, la evolución en el último trimestre ha abierto la puerta al pesimismo, ya que la amenaza de recesión sigue latente, también en Francia. Su CAC 40 también registra una caída, en su caso del 0,2%.

En Berlín tenía lugar hoy la reunión entre la canciller Merkel y el primer ministro italiano Mario Monti. La primera ha querido resaltar las reformas emprendidas por el segundo, calificándolas de "importantes y apreciables". Estas buenas palabras han hecho mejorar a la Bolsa de Milán, una de las pocas que logra cerrar el día en positivo, con un avance del 0,25%.

Merkel no sólo se ha referido a las evoluciones de la economía italiana. También ha insistido en la idea que, junto a Sarkozy, lanzó en su reunión del lunes: junto a las medidas de austeridad, también hay que comenzar a tomar decisiones que impulsen el crecimiento. Además se ha mostrado favorable a que se incrementen los fondos con los que contará el Mecanismo Europeo de Estabilidad, que en principio cuenta con 500.000 millones de euros. Según la canciller, serviria de mensaje a los mercados.

Estos mensajes positivos, poco usuales en Merkel, no han tenido la misma incidencia que cuando sus palabras son menos optimistas. Los mercados de renta variable no han variado su camino, excepción hecha de Milán, y el mercado de deuda se ha mantenido tranquilo durante toda la jornada.

Un hecho que el Ibex no ha sabido o podido aprovechar. La prima de riesgo española caía desde los 360 puntos en los que cerraba ayer hasta los 340, llegando a bajar a 338. Un descenso que se moderaba a medida que avanzaba el día, hasta los 350 puntos en los que se situaba al cierre de las Bolsas. La rentabilidad del bono a diez años baja del 5,48 al 5,32%, mientras que el italiano logra deshacerse del 7%. Su diferencial con el bono alemán queda en los 517 puntos básicos.

El euro, por su parte, sufre otro revés. Hoy cae a los 1,2686 dólares, un 0,71% respecto a ayer, y está ya en su nivel más bajo desde agosto de 2010. Respecto a la moneda única se ha referido el responsable de rating soberano de la agencia de calificación Fitch, con un mensaje poco tranquilizador. David Riley ha asegurado en un encuentro con inversores que el Banco Central Europeo (BCE) debería incrementar la compra de deuda soberana de países con problemas, entre los que ha nombrado expresamente a Italia, con el fin de evitar un "cataclismo" del euro, algo que sería "catastrófico" para la economía global.