Muy confidencial

Dudas sobre el ejercicio de transparencia de las cajas rescatadas

El destape de los salarios de los directivos de las cajas que han recibido fondos públicos sigue provocando comentarios, especialmente por los agravios comparativos. Algunas cajas están muy enfadadas por la falta de transparencia de firmas competidoras. El malestar se concentra especialmente en Banca Cívica.

Fuentes del sector aseguran haberse quedado sorprendidos porque directivos como Enrique Goñi (copresidente de Banca Cívica y presidente de Caja Navarra) afirmen no tener ningún tipo de plan de pensiones o blindaje. "Es imposible, totalmente imposible", explica un directivo Unnim. "Simplemente, no lo han comunicado, y el Banco de España no ha dicho nada".

El presidente ejecutivo de CatalunyaCaixa Bank, Adolf Todó, reveló un sueldo de 1,55 millones de euros anual, más un plan de pensiones acumulado de 3,5 millones. Jordi Mestre, director general de Unnim Banc, gana 0,96 millones al año, y tiene un plan de pensiones acumulado de 2,8 millones de euros. En cambio, los copresidentes de Banca Cívica, Antonio Pulido y Enrique Goñi (que llevaban varios años al frente de Cajasol y Caja Navarra, respectivamente), aunque reconocen ganar 1,2 millones de euros, no divulgaron ningún dato sobre planes de pensiones. No obstante, desde Banca Cívica se asegura que el ejercicio de transparencia fue completo y que ni Goñi ni Pulido tienen ningún tipo de plan de pensiones.