Dotar a pulmón los 50.000 millones que pide Economía aniquilará el beneficio de dos años

La banca estudia anticipar a 2011 el futuro esfuerzo en provisiones

El Gobierno cree que la banca debe dotar 50.000 millones de euros para disipar su exposición al sector inmobiliario. Las entidades desconocen los términos, pero ya sopesan hacer provisiones con cargo a 2011 para aligerar la factura. Las dotaciones pueden engullir el beneficio de 2012 y 2013. Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, descarta crear un banco malo y presentará el plan de reestructuración bancaria en febrero.

Días de ajetreo en los cuarteles generales de bancos y cajas. En los próximos días se desarrollará la ronda de presentación de resultados anuales y las entidades dan los últimos retoques a sus cuentas. Pero en esta ocasión una incógnita les atribula: ¿cómo será el saneamiento extraordinario que solvente de una vez por todas su exposición al sector inmobiliario?

Luis de Guindos, ministro de Economía, señaló en una entrevista concedida a Financial Times a principios de mes que "una limpieza de los balances exigiría unas provisiones adicionales de 50.000 millones de euros".

Pero salvo la cifra enunciada por este ex banquero, poco más se sabe. Se desconocen los términos de las dotaciones, el calendario aplicable, etcétera. Por eso, entre las entidades financieras reina la incertidumbre y sus gestores muestran dudas sobre qué dirección tomar.

Se da por sentado que el Gobierno no demandará el saneamiento de un día para otro, pero en el gremio tampoco consideran que deje un periodo muy dilatado para el ajuste. Lo más probable es que deba acometerse en dos o tres años. Y si finalmente esto se cumple, las entidades sudarán la gota gorda.

Entre los bancos medianos existe la sensación de que deberán dedicar íntegramente sus beneficios de los próximos dos o tres ejercicios a limpiar su balance con el fin de cubrir la parte que les corresponde de esos 50.000 millones de euros. Por este motivo, algunos prefieren adelantar los deberes y comenzar a hacer acopio de provisiones con cargo al último trimestre de 2011.

El Banco de España estima que la exposición de las entidades a activos problemáticos ronda los 170.000 millones entre créditos impagados, subestándar y activos adjudicados. De media, están cubiertos al 30%.

Nuevas fusiones

El nuevo esfuerzo en dotaciones llevará previsiblemente a varias firmas a incumplir las exigencias de solvencia que impone la ley y, consecuentemente, se verán abocadas a pedir ayudas o ser absorbidas por grupos más resistentes. De Guindos lo reconoció en sus declaraciones a Financial Times. "Tenemos un problema inmobiliario en España, pero es gestionable con una nueva ronda de consolidación. La exposición no está distribuida de forma equilibrada entre las entidades".

Mariano Rajoy dio algunas pistas sobre el rumbo que tomará en una entrevista publicada ayer por Efe. El presidente del Gobierno apuntó que antes de un mes presentará los detalles del programa de saneamiento del sector financiero. El mandatario también adelantó que ha desechado finalmente la posibilidad de constituir con dinero público un banco malo donde las entidades puedan trasladar sus activos más problemáticos -en esencia, los solares-. El Ejecutivo rehúsa que un problema privado de los bancos se transforme en un desafío para el Tesoro Público y para la prima de riesgo de la deuda soberana.

Por otra parte, las entidades españolas deberán compaginar el sobreesfuerzo que realicen en dotaciones con el fortalecimiento de su balance exigido por Europa. En diciembre, la Autoridad Bancaria Europea (ABE) cifró en 26.170 millones de euros su déficit de recursos para alcanzar una ratio de capital de primera categoría del 9% (core Tier 1). Deben lograr este dinero antes de junio de 2012.

El resultado de BBVA podría bajar un 30% tras sanear el fondo de comercio en EE UU

BBVA vuelve a aprovechar la recta final del año para hacer ajustes en su balance. Ayer, el segundo banco español informó a la CNMV que acometerá un saneamiento extraordinario del fondo de comercio de su filial en EE UU. Esta decisión supondrá un descenso de unos 1.000 millones netos en los resultados del último trimestre de 2011. El consenso de analistas de Facset prevé un beneficio neto de 4.165 millones, que quedaría en 3.165 millones tras dicha decisión, lo que supondría un descenso del 30%.

BBVA aclara que esta medida "no afecta a la generación de cash flow ni, por tanto, a la situación de liquidez del grupo y tiene un impacto positivo en el core capital del grupo que se incrementará en aproximadamente 400 millones de euros, por el tratamiento fiscal del fondo de comercio". La ratio de solvencia mejorará en 12 puntos básicos. Tampoco se verá alterado el pago previsto de dividendos.

El grupo valora cada año los fondos de comercio de cada unidad. Las previsiones de crecimiento menores de lo previsto de la economía de EE UU empujan a tomar esta medida extraordinaria.

Todos los analistas consultados vieron con buenos ojos el paso dado. "Es un ajuste contable que no tiene efecto sobre la acción ni sobre el dividendo", explica Silvia Verde, de Inverseguros. Irma Garrido, directora de análisis de Ahorro Corporación, explica que "dábamos por descontada la noticia desde que el 15 de noviembre ajustara Unicredit su fondo de comercio".

Mario Lodos, de Sabadell, recuerda que este es "el segundo ajuste de fondo de comercio que realiza BBVA en EE UU". El primero fue de 998 millones en 2009. Con esta segunda revaluación, queda un fondo de comercio de 4.400 millones. Y añade Lodos, "pensamos que la mayoría de la pérdida se justifica por Compass, por el que se pagaron 7.400 millones en 2007".

Las cifras

50.000 millones de euros calcula Economía que deben dotar los bancos para solucionar su exposición al sector inmobiliario.

30% de los 170.000 millones en activos problemáticos que tienen en balance han dotado ya los bancos.

26.170 millones reunirá la banca española para lograr un 'core' Tier 1 del 9%.