Con un déficit patrimonial de 682 millones

La administración de Clesa solicita su liquidación

La administración concursal de Clesa, del grupo Nueva Rumasa, ha solicitado la apertura de la fase de liquidación al entender que no existen posibilidades reales de alcanzar un acuerdo que permita la continuidad de la compañía, informó el despacho de abogados Iure.

La administración concursal de Clesa, del grupo Nueva Rumasa, ha solicitado la apertura de la fase de liquidación al entender que no existen posibilidades reales de alcanzar un acuerdo que permita la continuidad de la compañía, informó el despacho de abogados Iure.

El despacho madrileño explica que según el informe concursal de la compañía el déficit patrimonial que presenta Clesa "dificultará en gran medida la recuperación de las cantidades adeudadas a los acreedores ordinarios, con independencia de la responsabilidad patrimonial que pudiera derivarse". Además señala que teniendo en cuenta "las consideraciones relativas a las irregularidades contables apreciadas por la administración concursal, así como al resto de datos que pudieran considerarse como agravantes de la situación de insolvencia de la misma, se prevé que el concurso sea calificado culpable, derivándose responsabilidades patrimoniales frente al órgano de administración".

Según los administradores nombrados por el juez en Clesa la compañía se encontraba en situación de insolvencia "desde mucho antes que hubiera comunicado al Juzgado la existencia de negociaciones con los acreedores para tratar de conseguir una reestructuración financiera o un convenio anticipado".

Clesa presenta un déficit patrimonial de 682 millones de euros. La administración señala que la empresa adquirió activos de otras empresas de Nueva Rumasa que no están relacionadas con su actividad que han supuesto una pérdida de tesorería por valor de 112,5 millones.