Alemania y Francia trazan las líneas maestras del pacto fiscal de la UE

Merkel exige a Grecia que acelere el acuerdo de quita con los acreedores

Alemania y Francia manifestaron ayer su voluntad expresa de que Grecia continúe dentro del euro. Pero para ello es necesario que el país heleno acelere el acuerdo con sus acreedores privados y con el FMI para liberar el segundo tramo de rescate, que fue pactado en octubre pasado.

Merkel exige a Grecia que acelere el acuerdo de quita con los acreedores
Merkel exige a Grecia que acelere el acuerdo de quita con los acreedores

Queremos que Grecia permanezca en el área euro. Pero para ello, Grecia debe cumplir los compromisos hechos ante la troika UE, BCE y FMI", afirmó ayer Angela Merkel en una conferencia de prensa celebrada en Berlín junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy. Para que esto suceda, es preciso que Grecia cierre las conversaciones con el FMI y los bancos acreedores privados, que deberían aceptar una quita del 50%, si bien en el mercado ya circulaba ayer el rumor de las pérdidas podrían llegar al 60%.

Del futuro de Grecia depende también el nuevo pacto fiscal de la UE, que Merkel y Sarkozy quieren que esté cerrado en la cumbre extraordinaria del próximo 30 de enero y del que ayer estuvieron discutiendo los detalles. "Es necesario ver progresos en la reestructuración voluntaria de la deuda griega", urgió la canciller. "Desde nuestro punto de vista, el segundo paquete de ayuda a Grecia, incluyendo su reestructuración, debe ser puesto en marcha cuanto antes. Sin ello, no será posible desbloquear el siguiente tramo", recalcó Merkel.

Los bancos y los fondos de inversión han estado negociando con el Gobierno griego un esquema de canje de bonos que vencen ahora por otros de más largo vencimiento con el objetivo de que la deuda pública griega se reduzca del 160% del PIB actual a una ratio del 120%. Esta operación es la que implicaría unas pérdidas potenciales del 50%. Pero es necesario que salga adelante para liberar el siguiente plan de ayuda, de 130.000 millones de euros, que debe ser puesto en marcha en marzo, para evitar que Grecia incurra en unas suspensión masiva de pagos. Un eventual default griego devolvería a la eurozona al punto de partida de la crisis soberana, que entró en eclosión en mayo de 2010 y que ha forzado el rescate de otros dos países más (Irlanda y Portugal) y ha tumbado a cinco Gobiernos.

Los representantes de la troika viajarán en los próximos días a Grecia para negociar con las autoridades de Atenas el nuevo rescate. La propia directora general del FMI, Christine Lagarde, acudirá hoy a Berlín para discutir con Merkel la evolución de la crisis griega.

Sobre la mesa también estará la noticia publicada el pasado fin de semana por la revista Der Spiegel, en la que citaba un informe interno del FMI en el que institución multilateral ponía en duda la capacidad de Grecia para hacer frente a sus obligaciones. Entre 2012 y 2015, Atenas tendrá que afrontar vencimientos por 110.000 millones de euros, sin tener en cuenta las emisiones de más corto plazo que se vea obligada a hacer durante el curso de los ejercicios.

Avanza el pacto fiscal

Merkel y Sarkozy también discutieron sobre el pacto fiscal, que incluye limitar al 0,5% el déficit estructural, que aspiran a que este sellado de forma definitiva para la cumbre del próximo 30 de enero. "Las negociaciones avanzan a buen ritmo", afirmó Merkel, patrocinadora principal del acuerdo.

Este objetivo de disciplina fiscal forma parte del plan alcanzado el pasado 9 de diciembre, que contempla también la puesta en marcha a partir de junio del fondo permanente de rescate de la UE (MEDE), que estará dotado con 500.000 millones de euros. El eje franco-alemán acordó en su reunión de ayer "acelerar la capitalización" del fondo.

Medidas para impulsar el crecimiento y el emp

Más allá del rigor presupuestario y el control de la deuda pública, el crecimiento económico empieza a cobrar preeminencia en el liderazgo de la UE. "Somos conscientes de que la prioridad hoy es el crecimiento, el empleo y la competitividad de nuestro continente", aseveró Sarkozy en la rueda de prensa conjunta con Merkel.

"Vamos a adoptar iniciativas a nivel europeo sobre el empleo y la formación de los parados, sobre la utilización de los fondos europeos al servicio del crecimiento y sobre la convergencia fiscal", prometió el líder francés.

De acuerdo con la oficina europea de estadísticas, Eurostat, la tasa de paro en la zona euro es del 10,3%. El desempleo afecta a 16,4 millones de personas (aproximadamente un cuarto de ellas en España). La mayoría de las previsiones de analistas pronostican tasas negativas para el PIB de la eurozona durante este ejercicio. De ahí, la preocupación política por mejorar las tasas de crecimiento.

Todos los planes de estímulo de empleo y crecimiento de la UE pasan por la salvación de Grecia, para que no se desestabilice el resto del área económica, y el compromiso por la austeridad fiscal para detener el castigo del mercado.