Justifica el alza de impuestos como una medida "dura y dolorosa, pero imprescindible"

Rajoy asegura que no subirá el IVA ni creará un banco malo en España

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, asegura hoy en una entrevista con la Agencia Efe que no prevé subir el IVA y que no se creará un banco malo en España. Además, avanza que tres cuartas partes de la desviación del déficit en 2011 proceden de las autonomías.

Mariano Rajoy ha roto su silencio tras más de dos semanas sin hacer acto de presencia ante la opinón pública, exactamente desde su discurso de investidura. Después de que su equipo diera a conocer las medidas de ajuste puestas en marcha para corregir la desviación del déficit público en 2011, dos puntos por encima del esperado, y garantizar la consolidación fiscal este año, el presidente del Gobierno ha declarado en su primera entrevista tras su llegada al poder que va a "dar la cara" ante la crisis económica y "no se va a esconder". Es por ello que ha decidido no crear un vicepresidencia económica en la formación de su Gabinete y se encargará él mismo de presidir la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. "Con cinco millones de parados la economía es lo más importante, y quería dar una señal de que el presidente va a dar la cara y no se va a esconder", asegura.

El jefe del Ejecutivo zanja los rumores al señalar que no está en sus previsiones subir el IVA para complementar el alza de impuestos ya anunciada. Justifica la subida del IRPF por el déficit que encontró al llegar a la Moncloa, que era superior a lo previsto en 20.000 millones de euros, aunque admite que la medida es "dura y dolorosa, pero absolutamente imprescindible, justa y equitativa". A su juicio, "no quedaba otra opción". "Era fundamental para la credibilidad del país y poder financiarnos fuera" añade.

No duda en asegurar que si hubiera creído preciso subir el IVA no le habría temblado la mano, pero precisa que se trata de un impuesto que afecta por igual a todos los ciudadanos y supone una subida de precios, por lo que no prevé incrementarlo.

En cuanto al sistema financiero, afirma no se creará un banco malo en España -que consiste en agrupar en una entidad los activos problemáticos- y que se acometerá un proceso de reestructuración de las entidades desde los principios de saneamiento, transparencia y fusiones. El Gobierno presentará antes del 15 de febrero un plan de reconversión que conllevará un nuevo proceso de fusiones para completar el nuevo mapa financiero español con entidades con un tamaño más adecuado, solventes y que, sobre todo, reactiven la concesión de crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias, "sin lo cual no habrá recuperación", asevera.

Rajoy cree que su Gobierno dará más confianza que el anterior Ejecutivo a los mercados porque "aportamos nuestra historia, nuestra convicción". "Damos a los mercados una mayoría sólida que han apoyado los españoles, y estabilidad política para recuperar la confianza. Ir hacia un modelo donde las Administraciones Públicas no gasten lo que no tienen", apunta.

Por otro lado, explica que la formación de su gobierno , de perfil muy económico, responde al objetivo de crear empleo, lograr el crecimiento y mantener el Estado del bienestar. "Creo profundamente en él y no está en peligro. Creo en el sistema de pensiones, en un sistema sanitario universal, público y gratuito, y en un sistema educativo que hay que mejorar". "Pero para mantenerlo -precisa- se necesitan dinero, crecimiento económico y empleo".

Sobre la reforma laboral, espera que llegue el acuerdo entre patronal y sindicatos porque "les pedí un esfuerzo que agradezco, pero no sé en qué terminarán las negociaciones". Tendré en cuenta sus acuerdos, pero en lo que no haya acuerdo el Gobierno hará lo que sea mejor para el interés general de los españoles", concluye.