Las posturas ya estaban distanciadas en negociación colectiva

Moderación salarial y simplificación de contratos centran el desacuerdo

Los máximos líderes de la patronal CEOE-Cepyme y de los sindicatos CC OO y UGT se han reunido hoy para intentar, en vano, salvar el pacto laboral. Los últimos encuentros han aumentado las diferencias entre las partes.

Los equipos negociadores de cada una de las organizaciones sindicales CC OO y UGT, así como las CEOE-Cepyme, se han levantado hoy de la mesa y dejan el camino libre al Gobierno para elaborar un decreto de reforma laboral.

Las últimas reuniones de los técnicos a finales de la semana pasada ya supusieron un distanciamiento de las posturas más cercanas en los puntos más espinosos como eran el pacto de salarios para los dos próximos años o las reformas en materia de contratación. Y la reunión de ayer de los primeros espadas no fue mejor. Los líderes patronales, Juan Rosell y Jesús Terciado, y los sindicales, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, lejos de recomponer la situación constataron que sus respectivas posturas vuelven a estar enconadas.

Los asuntos que estaban a apunto de acordarse la pasada semana y saltaron por los aires son los referidos a lo que entiende cada una de las partes por moderación salarial y por simplificación de los contratos. Así, mientras los patronos exigen una congelación salarial en 2012 y 2013, sin compensaciones del poder adquisitivo, CC OO y UGT defienden subidas "muy moderadas" por debajo del IPC (cuya previsión para elaborar los Presupuestos es del 1%), incluyendo una cláusula de compensación del poder de compra perdido en los dos años anteriores.

Igualmente, en las últimas reuniones, los empresarios han recuperado la idea de crear un nuevo contrato indefinido de fomento del empleo similar al creado en 1997 con una indemnización de 33 días por año trabajado, pero con una indemnización mucho menor, de unos 20 días por año trabajado. Fuentes sindicales aseguran que estaban dispuestos a negociar esta nueva modalidad con una vigencia para los próximos dos años pero con una indemnización de unos 30 días por año trabajado.

En cuanto a las cuestiones de negociación colectiva, en concreto al peso del convenio colectivo de empresa frente al de sector y a la facilidad del descuelgue salarial, las posturas están muy alejadas aún. Es más, fuentes de la negociación barajan incluso dejar estas cuestiones fuera del acuerdo global si este se produjese en materia salarial y de contratación. De hecho, los empresarios solo presentarán un pacto si este incluye estos dos últimos puntos, no les bastaría con los temas ya acordados referidos a la solución extrajudicial de conflictos, la gestión de las mutuas y el absentismo, el traslado de festivos a los lunes o la formación continua.