La CE amenaza con suspender los vuelos de las empresas que no paguen

Las aerolíneas se sublevan contra la UE por el mercado de emisiones de CO2

El cielo de la UE anda revuelto desde que el domingo las aerolíneas se incorporaron al mercado de emisiones de CO2. Varias compañías anuncian que repercutirán el coste a los pasajeros. Las autoridades chinas dicen que legislarán para impedir la aplicación del nuevo régimen, mientras la CE advierte que prohibirá los vuelos de quien no pague.

Las aerolíneas se sublevan contra la UE por el mercado de emisiones de CO2
Las aerolíneas se sublevan contra la UE por el mercado de emisiones de CO2

La Comisión Europea salió ayer al paso de la auténtica rebelión que, en menos de una semana, se ha disparado entre autoridades aeronáuticas y aerolíneas de distintos países en contra de la aplicación a la aviación desde el domingo pasado del mercado de emisiones de CO2.

El portavoz de la Comisión Europea, Isaac Valero, fue taxativo durante una rueda de prensa celebrada ayer: "Las aerolíneas que no paguen serán multadas, a razón de 100 euros por cada tonelada de CO2 emitida sin haber adquirido previamente los derechos necesarios para hacerlo". Valero también fue muy duro con los anuncios de algunas aerolíneas europeas (Lufthansa y Brussels Airlines) que, como forma de presión contra el nuevo régimen, han anunciado que repercutirán directamente a sus pasajeros estos costes, y lamentó las subidas "infladas" de los precios de los billetes que algunas compañías barajan.

Esta auténtica rebelión del sector de la aviación comercial mundial viene a cuento de la obligación que tienen desde el pasado domingo todos los aviones que aterricen o despeguen en la Unión Europea de pagar por cada tonelada de dióxido de carbono (CO2) que emiten durante el vuelo.

La medida cuenta ya desde hace meses con la oposición frontal de las autoridades aeroportuarias de países como EE UU, Canadá, Rusia, México o Brasil. Pero quienes en esta última semana se ha mostrado más beligerantes son los responsables de la aviación civil de Pekín. La Asociación del Transporte Aéreo de China calificó ayer la medida de "ilegal" y anunció que baraja prohibir a sus compañías que paguen.

Por su parte, las compañías aéreas han comenzado a adoptar decisiones ante el nuevo escenario. El grupo estadounidense Delta, el alemán Lufthansa y Brussels Airlines han sido los primeros en anunciar que repercutirán los costes a los pasajeros, decisión que es también barajada por otras aerolíneas. "Hemos visto aumentos de precios muy inflados", indicó Valero, quien recordó que las empresas aéreas recibirán la gran mayoría de los derechos para emitir dióxido de carbono de manera gratuita y que solo deberán pagar un 15% del total.

La cifra

25 millones de euros es el coste anual estimado por Iberia de su incorporación al mercado de CO2, teniendo en cuenta su operación en 2011.

IAG mantiene un perfil bajo en su oposición a la tasa

La española Iberia mantiene un perfil bajo tras la entrada el domingo del sector en el mercado de emisiones de CO2. En su revista interna, Iberiavión, de noviembre argumentaba que "la mayoría de las compañías aéreas no se oponen a un sistema de comercio de derechos, pero reivindican que sea global, que no genere distorsión competitiva y que esté coordinado por OACI (el más prestigioso organismo de seguridad aérea internacional). Además numerosas asociaciones de líneas aéreas abogan por acelerar la implantación del Cielo æscaron;nico en Europa. Con ello se estima que se reduciría el consumo de combustible en cinco millones de toneladas al año, las emisiones de CO2, en 16 millones de toneladas al año y los costes de las aerolíneas, en 4.400 millones de euros. Sería una medida con la que todos saldríamos ganando".