La Generalitat lo considera inaceptable

Cataluña y País Vasco, las autonomías más reacias al control presupuestario

Cataluña y País Vasco han sido la comunidades más reacias a que el Gobierno haga un control previo de los presupuestos autonómicos, una medida que consideran "intolerable".

El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer, en una entrevista al diario británico Financial Times, que el Gobierno aprobará en marzo una ley que establecerá "estrictos" instrumentos de control sobre los presupuestos autonómicos antes de que éstos se aprueben.

El portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, ha expresado hoy su rechazo a la medida, por considerarla "intolerable" e "inaceptable", ya que, en su opinión, supondría "cargarse la autonomía financiera" de la comunidad.

El Govern no está solo en esta cuestión, y el PSC ha anunciado que cierra filas con la Generalitat frente a la "censura previa" que pretende ejecutar el Ejecutivo.

Otra comunidad que no gobierna el PP, Andalucía, se ha mostrado cautelosa hasta conocer bien la futura norma, aunque la consejera de Hacienda, Carmen Martínez, ha asegurado que la comunidad defenderá su autonomía estatutaria.

Y desde la oposición, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, ha expresado ciertas reservas al considerar que el "control más importante" que debe haber es una ley de techo de gasto, y a partir de ahí todas las comunidades deben contar con "autonomía suficiente para administrar sus ingresos y gasto".

En el País Vasco, el Ejecutivo del socialista Patxi López ha considerado la iniciativa un "un ataque" al autogobierno y ha advertido de que no va a aceptar "una tutela de este tipo" sobre sus cuentas.

El PP gobierna en once comunidades y las dos ciudades autónomas, y en general sus Ejecutivos aceptan la idea propuesta por De Guindos, aunque algunas reconocen tener cautelas.

No es el caso de Madrid, Galicia, Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja, que ven con muy buenos ojos este control.

Así, el presidente de la Rioja, Pedro Sanz, ve necesaria la medida, que considera un "paso valiente" del Gobierno de Mariano Rajoy porque evitará que "la mala gestión de unos" la tengan que compartir "entre todos".

Para Sanz, la autonomía "tiene un límite", y está convencido de que si no hay un control presupuestario de las comunidades "será muy difícil ordenar" las cuentas públicas.

Igual de entusiasta ha sido la consejera de Presidencia de Madrid, Regina Plañol, porque cree que es la manera de controlar el cumplimiento de los objetivos de déficit público, y ha asegurado que su Gobierno ya tomó hace mucho tiempo medidas para mejorar la consolidación fiscal.

También se siente bastante cómoda con la iniciativa Castilla-La Mancha, y la portavoz del PP, Carmen Riolobos, ha señalado que el nuevo Gobierno regional no tiene "ningún problema" en que el Ejecutivo central haga un control previo de sus cuentas, además de recordar que desde que María Dolores de Cospedal asumió el poder se han tomado medidas para ahorrar más de 2.000 millones de euros.

Valencia, una de las comunidades más endeudadas, lo ve "necesario" y cree que servirá para "concienciar" y ayudar a controlar el déficit público, ha afirmado el vicepresidente del Gobierno valenciano, José Císcar.

En Galicia, fuentes de la consellería de Hacienda han asegurado que será bueno para todas las cuentas autonómicas y redundará en una mejora de sus posibilidades de financiación.

"Totalmente de acuerdo" se ha mostrado el Gobierno murciano, quien ha comprometido su "colaboración estrecha" con el Ejecutivo de Rajoy para lograr el equilibrio financiero.

La Junta de Castilla y León ha sostenido por su parte que no hay "nada que objetar" a la posibilidad de que haya un control previo de los presupuestos autonómicos por parte del Gobierno, "si es para todos lo mismo y tiene como objetivo el control del déficit", ha señalado el consejero portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez.

Del mismo modo, el gobierno extremeño ha afirmado que cuando se presentan unos presupuestos autonómicos "rigurosos, veraces y equilibrados", no se debe temer el control previo por parte del Ejecutivo nacional.

A las alabanzas a la medida se ha unido Ceuta, y el portavoz del Ejecutivo de esta ciudad autónoma, Guillermo Martínez, la ha considerado "acertada".

Con precauciones recibe esta noticia el Gobierno cántabro, y fuentes de la Consejería de Hacienda recuerdan que debe prevalecer la autonomía en la aprobación de las cuentas, aunque confían en que siga siendo así.

Más reservas ha mostrado el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, quien ve "duro" que el Gobierno central pueda tener un control previo sobre las finanzas autonómicas y considera que debería negociarlo con las comunidades.

Mientras, el consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias, Javier González Ortiz (CC), ha dicho que espera que con esta medida "no se esté intentando volver a posiciones centralistas".

Hay otras comunidades que prefieren esperar a conocer al detalle esta norma para pronunciarse, como es el caso de Navarra, País Vasco Asturias, Baleares y Aragón.