Las cuentas públicas regionales

15.000 millones de deuda embalsada en empresas

Solo Cataluña aglutina 7.800 millones entre sus 446 entes públicos

Gran parte de los apuros que están pasando las comunidades autónomas se deben al enorme endeudamiento acumulado por ellas (135.151 millones, el 12,6% del PIB), que debe ser refinanciado a través de la banca o la emisión de bonos. De esta cantidad, hay una parte cada vez más importante, 15.495 millones según los últimos datos del Banco de España, que se encuentra embalsada en una maraña de empresas, fundaciones y demás entes públicos regionales. Unos 5.000 millones (un tercio del total) se ha generado en los últimos cuatro años.

Una de las ventajas que tienen las empresas públicas es que no siempre su deuda se computa como déficit fiscal, a efectos contables regulados por Bruselas. Eurostat, la oficina estadística comunitaria, permite excluir las empresas en las que la participación del Gobierno regional es minoritaria o las que tienen una capacidad demostrable para generar ingresos a futuro.

Esta posibilidad ha permitido que en los últimos ejercicios afloraran una pléyade de entes públicos regionales, que en estos momentos alcanzan los 2.671, un 22% más que hace cuatro años. Muchos de ellos han crecido con escaso control, a juzgar por expertos en la materia. "La creación de sociedades públicas es lícita y puede mejorar la eficiencia económica y social pero en los últimos años algunas de ellas han servido a otros menesteres, convirtiéndose en una tapadera de despilfarro", indica Gabriel Martínez, socio de la consultora Russell Bedford España.

Expertos reclaman auditorías externas para comprobar su verdadero estado

Martínez considera necesario que las empresas públicas se sometan a auditorías externas para comprobar el verdadero estado de su tesorería y, así, poder permitir a autonomías y corporaciones locales gestionar sus presupuestos con fiabilidad".

Al margen de su escaso control, también importa su número, ubicación y evolución temporal. Cataluña es, de largo, la comunidad con un mayor volumen de endeudamiento en sus empresas. Absorbe 7.800 de los 15.495 millones de la deuda pública empresarial regional. Además, es el territorio en donde más deprisa ha crecido su número, pasando de 260 a 446 sociedades y entes en tres años, un 71,5% más que en 2008. Con el agravamiento de la crisis, las comunidades diseñaron hace un año sendos planes de reducción de estos entes públicos, que no se han cumplido. De hecho, deben eliminar aún 445 empresas en los próximos meses de los 515 a que se comprometieron a inicios de 2011. Dicho de otra forma, solo han suprimido un 13% de lo prometido. Cataluña está en ello. Ayer, el Gobierno valenciano anunció una drástica reducción en su territorio. El número de empresas (excluidos los demás entes públicos) se reducirá de 40 a seis. La Comunidad Valenciana sigue siendo la autonomía con el porcentaje más alto de deuda, un 19,9% de su PIB, 7,3 puntos más que la media. Por lo visto, aún queda mucho por reestructurar, en toda España.