Creen que la 'ley Sinde' les hará incurrir en nuevos costes

Las empresas de 'hosting' pedirán una compensación al Gobierno

"La ley Sinde es un placebo, no resultará efectiva en la persecución de actividades que vulneren los derechos de la propiedad intelectual, ya que las páginas de descargas se alojan en hostings extranjeros y no en los españoles, que cumplen con todos los principios deontológicos evitando ofrecer hospedaje a servicios que vulneran la propiedad intelectual". Con estas palabras, Miguel Errasti, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI), defiende que la nueva norma, aprobada el pasado viernes por el Gobierno de Rajoy, es "ineficaz".

El presidente de esta organización avanzó ayer a CincoDías que "ANEI trasladará al Gobierno la necesidad de promover mecanismos de compensación para la industria del hosting por cualquier posible coste asociado de carácter operativo que derivase de la aplicación de la ley Sinde, tales como los gastos de personal por gestión de los requerimientos de la Comisión de Propiedad Intelectual".

Esta reivindicación muestra una evidencia y es que el sector del hosting está preocupado y se siente dado de lado y olvidado con este nuevo marco legal, tal y como ya apuntaron a este periódico fuentes de ANEI cuando se estaba debatiendo la ley Sinde en la etapa del Gobierno de Zapatero. El sector del hosting mueve en España entre 550 y 600 millones de euros anuales, según datos facilitados por la citada asociación y el temor de las empresas es que clientes y potenciales clientes puedan migrar sus webs o servidores a alojadores en el extranjero. El temor de ANEI no es gratuito. Ya lo planteaba también en un artículo estos días el profesor del Instituto de Empresa, Enrique Dans. Este señaló en un artículo publicado en Público que una consecuencia negativa de la ley Sinde será que "un montón de empresas y de páginas decidamos huir a proveedores de hosting extranjeros"