La sentencia ve dudoso que haya perjuicio inmediato para la empresa

La Audiencia de Alicante vapulea la tesis de Ryanair de embarcar a pie

La Audiencia Provincial de Alicante ha tirado por tierra la pretensión de Ryanair de impedir por la vía judicial que sus vuelos embarquen a través de pasarelas. El tribunal ha desestimado las medidas cautelares por las que la empresa pretendía mantener el embarque a pie.

La sección octava de la Audiencia Provincial de Alicante ha desestimado el recurso presentado por Ryanair en el que pedía como medida cautelar el mantenimiento del embarque y desembarque a pie en la nueva terminal del Aeropuerto de Alicante sin necesidad de emplear pasarelas.

El auto, al que ha tenido acceso Europa Press y contra el que no cabe recurso, reafirma la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Alicante, que ya desestimó las medidas cautelares que la compañía de bajo coste pedía para continuar haciendo el embarque y desembarque a pie en la nueva terminal. El tribunal indica que hay "dudas razonables de que exista perjuicio inmediato e irreversible a la compañía" por el uso de pasarelas, por lo que desestima el recurso de apelación.

La compañía aérea recurrió la decisión del juzgado alicantino al considerar que, en base al principio de libertad de empresa, se constituyó como compañía aérea low cost. Esta caracterización fundamenta su modelo de negocio para la captación de pasajeros en el menor costo del viaje sobre la base de reducción de costes operacionales, tales como desembarque y embarque de pasajeros. Para eso, prescinde de los fingers o pasarelas y opta por el acceso a pie.

El tribunal señala que la aerolínea sí utiliza pasarelas en otros aeropuertos

Según Ryanair, Aena ha "impuesto" el uso de pasarelas en la nueva terminal, a pesar de que la apertura de la base en Alicante había tenido como "condición determinante" el poder embarcar y desembarcar a pie. Para la compañía, este cambio es una "imposición unilateral que supone una infracción de la normativa de defensa de la competencia". Para ellos, sería "procedente adoptar como medida cautelar mantener las condiciones" anteriores.

Sin embargo, el auto argumenta que la compañía opera en otros aeropuertos, como Barcelona, Gran Canaria, Madrid-Barajas y Málaga, mediante pasarelas de modo tal que acredita que el embarque en pasarela "no constituye un factor esencial en la operatividad de la empresa de transportes".

Desde su punto de vista, "si no está acreditada la exclusividad en la compañía en una fórmula de embarque o desembarque, ni la exención general de tasas por tales operaciones, ni la pérdida de puntualidad, afirmar que se está produciendo un daño irreversible a Ryanair constituye una afirmación carente de suficiente fundamento".

El órdago de O'Leary a Aena elimina la mitad de vuelos

Al ver insatisfecha su pretensión de poder embarcar a pie, Ryanair ha tomado la opción de apretar las tuercas al Aeropuerto de El Altet (Alicante) y a la región anunciando que operará cada vez menos vuelos allí.

Hace menos de 15 días, el presidente de la aerolínea Michael O'Leary anunció su decisión de reducir a la mitad la programación de vuelos en Alicante para la próxima temporada de verano. En octubre, ya había avanzado que eliminaría más de 30 rutas, si bien después aseguró que recuperaría algunas para la temporada alta.

Ryanair ha cancelado así 18 rutas en el aeropuerto de El Altet y reducirá frecuencias otras 19. O'Leary explicó que El Altet perderá el próximo año 1,5 millones de pasajeros, por lo que según sus estimaciones el ente público Aena dejará de ingresar 30 millones de euros en tasas.

La cifra

1.500 empleos son los que desaparecerán, según Ryanair, en la provincia de Alicante, la de menor frecuencia de vuelos en el aeropuerto.