Macrocomplejo de ocio y residencial

Caesars pierde 27 millones de dólares en El Reino de Don Quijote

El líder mundial en casinos da por perdida su inversión en el proyecto de ocio y residencial de Ciudad Real

El grupo Caesars, la mayor compañía del mundo de casinos, propietaria de las series mundiales de póquer, de más de 50 casinos bajo la marca Harrahs, con 70.000 empleados, perdió todo lo que se jugaba en su apuesta por El Reino de Don Quijote.

La compañía indica en sus últimos resultados trimestrales, presentados el pasado mes de noviembre, que las pérdidas por activos desinvertidos o abandonados incluyen "gastos por 27,1 millones de dólares para amortizaciones como resultado del fin de un proyecto en desarrollo en España".

A diferencia de otras ocasiones, el grupo Caesars no menciona ya en sus resultados el nombre de El Reino de Don Quijote. Antes recordaba que en el año 2005 firmó un acuerdo para desarrollar y operar en la ciudad española de Ciudad Real un casino y un hotel; y que el 60% de la propiedad de ese proyecto era suyo, y el resto de Nueva Compañía de Casinos de El Reino de Don Quijote.

La junta de accionistas de El Reino de Don Quijote celebrada el pasado 1 de diciembre decidió solicitar concurso de acreedores para la compañía.

El primer accionista del grupo, la inmobiliaria Gedeco Avantis, con el 60% del capital, fue declarada en concurso de acreedores el pasado mes de marzo; Caja Castilla La Mancha, el segundo accionista con el 12,8%, fue intervenida por el Banco de España en marzo de 2009.

La compañía contemplaba el desarrollo de un macrocomplejo de ocio y residencial en Ciudad Real, que tendría que haber abierto sus puertas el pasado año. Iba a contar con campos de golf, hoteles de lujo y el casino del grupo Caesars (sería el mayor de Europa, con un teatro inspirado en el Colosseum de Las Vegas, spa, centro de convenciones...). También el desarrollo de 9.000 viviendas (casi el doble de las que, por ejemplo, ha edificado Francisco Hernando, El Pocero, en Seseña). El Reino de Don Quijote generaría -todavía es posible consultar estos datos en la página de internet de la empresa- 7.000 empleos directos en Ciudad Real y 11.000 empleos indirectos en Castilla-La Mancha.

El grupo Harrahs apostó demasiado fuerte en 2005, el año en el que firmó su participación en El Reino de Don Quijote: llevó a cabo una de las mayores operaciones del año con la compra de Caesars, por 9.400 millones de dólares. Un año después tres de las mayores firmas de capital riesgo del mundo, TPG, Apollo y Blackstone, se hacían con el grupo fusionado.