Soria apunta a una ampliación del plazo de vida de la central de Garoña
Industria reabre el debate nuclear  y los recortes a las renovables
Industria reabre el debate nuclear y los recortes a las renovables

Industria reabre el debate nuclear y los recortes a las renovables

El ministro de Industria, José Manuel Soria, consideró ayer viable una prórroga de la vida útil de las centrales nucleares abriendo la puerta a una ampliación de las operaciones de Garoña hasta 2019. El responsable de Energía también apuntó a que "una parte del sobrecoste" del sistema eléctrico procede de las renovables.

El cierre de Garoña está otra vez en entredicho y con él, los grandes ejes de la política energética del nuevo Gobierno, incluida la parcela dedicada a las energías renovables. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, abrió ayer la puerta, en declaraciones a Onda Cero, a que "en el futuro" el Gobierno pueda ampliar el permiso de operación de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos hasta 2019. El cierre está previsto, según un Real Decreto, para julio de 2013. Valoró que no quiere "infrautilizar durante cinco años esa capacidad".

Soria aseguró, sin embargo, que "no hay una decisión tomada al respecto" por parte del nuevo Gobierno, aunque eso no quiere decir que "no se pueda tomar en el futuro". El ministro valoró que la planta, propiedad de Iberdrola y Endesa, tiene "autorización para operar hasta julio de 2019", tal y como consta en un informe preceptivo pero no vinculante del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) al respecto. A juicio del ministro, el CSN ha realizado informes en los que indica que cerrarla supone "infrautilizar" un tipo de energía que ya está amortizada en cuanto a la instalación.

Por supuesto, y Soria también lo apostilló ayer, este cambio no se puede hacer de la noche a la mañana. Entre otros obstáculos, habría que ver si es posible revocar la normativa que fija el cierre de Garoña en 2013.

Fuentes de Nuclenor, la sociedad gestora de Garoña al 50% propiedad de Iberdrola y Endesa, afirmaron sin embargo que "la central esta técnicamente en las mejores condiciones" y que puede "operar en parámetros de seguridad hasta esa fecha incorporando algunas mejoras, muchas de las cuales ya han sido añadidas por la central o se podrán sumar en su momento", afirmaron.

El coste de las energías renovables

Por otro lado, Soria advirtió de que el sistema eléctrico afronta un "sobrecoste" relacionado con el exceso de capacidad instalada y de que "una parte" de este problema procede de las renovables, para las que habrá que buscar un "acuerdo" sobre su financiación. "Hay que hacer alguna modificación en el modelo energético", dijo.

El ministro recordó que en 2011, "por primera vez en muchos años", ha caído la demanda eléctrica e indicó que "una parte del extracoste de la generación de electricidad se produce efectivamente por una política, creo que acertada, de impulsar una mayor participación de las energías renovables", dijo.

"Pero esto tiene un pequeño problema, el coste de producción es superior al de las energías convencionales, y alguien ha de pagar ese coste. Ese alguien ha de ser el Estado o las propias eléctricas o los consumidores", señaló el ministro. Soria asumió que ninguno de los tres afectados están en disposición de asumirlo.

Por este motivo, consideró necesario "llegar a un acuerdo entre las tres partes para resolver este problema, porque es importante para vender mejor o en iguales condiciones" que otros países.

Por otro parte, el ministro de Industria insistió en que el Gobierno congelará la luz en enero.

Rebajas

Las energías renovables han sufrido, durante el mandato del anterior ministro Miguel Sebastián, tres recortes de su retribución. Dos han sido para las instalaciones a futuro y otra para las plantas ya en marcha.

Fuentes de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) apuntan que esta energía renovable, la más castigada por las rebajas de las primas, ya ha cargado "con el 50% de los recortes del sistema eléctrico", en total, unos 2.200 millones de euros.