El objetivo: encauzar el déficit

Las siete claves del primer ajuste de la era Rajoy

El nuevo Gobierno que lidera Mariano Rajoy ha acometido uno de los paquetes de ajuste más contundentes de la democracia. La desviación del déficit para 2011 sirve como motivación para llevar a cabo uns reformas que contradicen la propia filosofía del Partido Popular.

1- Desviación del déficit público

Lo anunciaba la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al inicio de la comparecencia posterior al Consejo de Ministros. El objetivo del déficit para 2011, marcado en el 6% por el antiguo Ejecutivo, sufre una desviación de dos puntos, lo cual "obliga a tomar decisiones extraordinarias. Es una situación no prevista que hace que se tomen medidas extraordinarias y no previstas". Una frase que los miembros del Gobierno han repetido en varias ocasiones, quizá como escudo ante la evidencia de que subir impuestos no es la política que el Partido Popular y el presidente del Gobierno habían defendido hasta el mismo debate de investidura. Ese 2% de desviación supone un déficit fiscal adicional de unos 20.000 millones de euros, que compensará con un recorte en el gasto de 9.000 millones y una subida de impuestos con la que el Gobierno espera recaudar hasta 6.200 millones, a la espera de medidas adicionales.

2- Recorte en el gasto de 8.900 millones

La desviación de dos puntos del déficit, que según la previsión del Gobierno lo dejará en el 8%, hace que el objetivo del 2012 fijado en el 4,4% esté aún más lejos. Por ello, el presupuesto de 2012 contará con sustanciales recortes. Reducirá las estructuras de la administración del Estado: órganos directivos, subsecretarios y direcciones generalesm hasta en un 20%, mismo porcentaje en el que se recortarán las subvenciones a los partidos políticos, a sindicatos y a patronal, hasta un total de 55 millones. También elimina la subvención al gasóleo profesional.

Todos los ministerios verán reducidos sus presupuestos para 2012, pero de manera desigual en algunos casos. Los recortes más profundos se producen en Fomento, con 1.612 millones, e Industria con 1.091 millones, una cifra muy similar a la del ministerio de Economía, con 1.083. Dos aspectos clave, como la sanidad y la educación, verán como el presupuesto para sus respectivos ministerios se reduce en algo más de 400 millones.

3- Menos fondos para I+D+i, Renfe y RTVE

No lo ha hecho público durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, pero sí en sus referencias. El tijeretazo para la I+D+i, considerada por muchos como el motor del crecimiento futuro de España, es de 600 millones de euros. También reducirá la partida para la ayuda al desarrollo, aunque no ha concretado cuánto, y recorta en 200 millones la aportación a RTVE y Renfe.

4- Subida del IRPF y del IBI

Las "medidas extraordinarias" también afectan a los impuestos, en forma de subida. La subida del IRPF se aplicará tanto a las rentas del trabajo y a las rentas del capital inmobiliario. En el primer caso, el aumento es gradual según el nivel de renta. Para las más altas, las superiores a 300.000 euros, el tipo aumenta hasta un 7% adicional, mientras que para el primer y segundo nivel de renta, la variación va del 0,75% del primero al 2% del segundo. En las rentas de capital, la subida va del 2% para rendimientos de hasta 6.000 euros al 6% para los superiores a 24.000.

También subirá el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), atendiendo a la antigüedad de la revisión catastral: cuanto mayor sea, sufrirá una subida mayor. Del incremento del IBI se excluye al 50% de las viviendas de menor valor de cada municipio, siempre que sus valores catastrales hayan sido actualizados después de 2001. También están exentas de esta subida las viviendas cuyo valor catastral ha sido revisado en los años en que el valor de los inmuebles era más alto (2005-2007).

En total, el Gobierno espera recaudar 6.200 millones de euros, de los cuales las tres cuartas partes saldrán de las rentas del trabajo. Su intención es mantenerlas durante dos años: 2012 y 2013.

5- Congelación salarial a funcionarios y freno a la contratación

Los trabajadores públicos, como era de esperar, no han escapado de las medidas de ajuste, aunque no se ha anunciado ningún recorte en su número. Sí se congela su salario un año y se amplia la jornada laboral a 37,5 horas. Tampoco habrá nuevas contrataciones en ninguna administración, mientras que la tasa de reposición será de cero salvo en plazas de hospitales, profesores, fuerzas armadas, fuerzas y cuerpos e seguridad del Estado, y cuerpos de inspección tributaria y laboral, casos en los que la tasa será del 10%.

6- El recorte no llega a pensiones ni a prestaciones de desempleo

Ya lo anunció Mariano Rajoy. Su primera medida sería la actualización de las pensiones, y lo ha hecho pero en base al IPC previsto para 2012, del 1%, para la mayoría de los casos: 9.400.000 personas en total, con u n coste de 1.380 millones de euros. Las pensiones mínimas verán actualizada al alza su retribución en un 2,9%, con un coste para el Estado de 441 millones de euros.

El Gobierno también ha acordado mantener el Plan Prepara, que otorga una retribución de 400 euros mensuales para quienes hayan agotado todas las prestaciones, un total de 125.000 parados. Sí congela el salario mínimo interprofesional, y elimina la Renta Básica de Emancipación para nuevos solicitantes. La ayuda continúa para los que ya la reciben y cumplen las condiciones, consistente en 210 euros mensuales par jóvenes de entre 22 y 30 años que viven de alquiler.

7- Más recortes, más impuestos... ¿menor crecimiento?

Los líderes europeos han insistido en los últimos meses en la necesidad de llevar a cabo políticas de austeridad para salvar la crisis de deuda. Pero el FMI ha avisado que la austeridad llevada al extremo puede ser contraproducente para unas economías como España que terminan el año y empezarán el 2012 en recesión. Con medidas de recorte y que no impulsan el crecimiento, la recuperación del PIB puede llevar más tiempo del esperado.