Sindicatos y patronal dan por hecho que no alcanzarán un acuerdo

Rajoy sugiere que se deben congelar todos los salarios al no subir el SMI

El Ejecutivo tomó ayer las riendas de la política laboral y anunció la congelación del salario mínimo interprofesional (SMI), que se mantendrá en 641,40 euros en 2012. Con esta medida, Rajoy envía un mensaje claro a sindicatos y patronal: si no hay acuerdo, legislará, y en materia de salarios, lo recomendable en esta coyuntura es la congelación para todos los trabajadores.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, en una fotografía de archivo
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, en una fotografía de archivo

Desde que el 30 de noviembre, el entonces presidente del Ejecutivo electo, Mariano Rajoy, instó a los agentes sociales a acelerar sus reuniones para consensuar una reforma laboral el 7 de enero se han producido infinidad de encuentros a dos bandas.

Pese a ello, tan solo se han logrado acuerdos en asuntos menores, como la reorganización de los festivos, la solución extrajudicial de conflictos, el absentismo laboral o la formación. Las posiciones respecto a temas cruciales como la contratación, la negociación colectiva o las alzas salariales siguen muy distanciadas. De hecho, fuentes de la negociación dieron por hecho ayer que solo habrá un acuerdo parcial antes de la fecha impuesta por Rajoy.

Consciente de que eso no es lo que se les pidió, el Ejecutivo decidió pasar al contraataque y anunció que congelará el salario mínimo interprofesional (SMI), que se mantendrá en 641,40 euros. Con esta decisión, Rajoy toma la iniciativa y envía un mensaje inequívoco a sindicatos y patronal: si no hay acuerdo sobre la reforma laboral, legislará en todos los temas y, en materia de salarios, lo deseable con la actual coyuntura es extender la congelación a todos los trabajadores.

El exministro de Trabajo calificó la decisión de "injusta y regresiva"

Prueba del papel fundamental que le otorga es el hecho de que haya congelado el SMI y que vaya a hacer lo mismo con las retribuciones de los funcionarios (ambas decisiones se anunciarán en el Consejo de Ministros que se celebrará mañana). Algunos expertos en materia laboral, como el profesor del IESE Sandalio Gómez, ya reclamó hace un mes que se procediera a la congelación de todos los salarios ante lo excepcional de la crisis económica. "Ya se hizo durante los Pactos de la Moncloa y fue el chute que la economía española necesitaba", dijo. Otros analistas han ido más allá e incluso han exigido bajar los salarios como medida para ganar competitividad y fomentar el empleo.

La congelación del SMI fue rechazada por los partidos de la oposición y los sindicatos. El más crítico fue el exministro de Trabajo y diputado socialista Valeriano Gómez, quien tildó la decisión de regresiva e injusta. "Es la primera vez que un Gobierno democrático congela el salario mínimo. Es injusto porque su cuantía no es, ni mucho menos, excesiva", apuntó Gómez, quién señaló que España es el tercer país de la UE con el SMI más bajo.

Por su parte, el portavoz de IU en el Congreso de los Diputados, José Luis Centella, calificó la decisión como "una aberración que demuestra el talante antisocial del Partido Popular y que coloca a IU radicalmente en contra de las políticas del Ejecutivo". Nada más conocer la noticia, los secretarios de Acción Sindical de UGT y CC OO, Toni Ferrer y Ramón Górriz, remitieron una carta a la secretaria de Estado de Empleo en funciones, Mari Luz Rodríguez, en la que "rechazan" la congelación del salario mínimo interprofesional para 2012, pues supone una nueva caída real del salario y una mayor pérdida de su capacidad de compra, ya que para el próximo año barajan que los precios suban un 1,6% (en noviembre la inflación fue del 2,9%).

Valencia obtiene un préstamo para cubrir los bonos patrióticos

Otra autonomía que ha logrado solventar in extremis sus problemas financieros ha sido la Comunidad Valenciana. Esta región había previsto emitir deuda por valor de 1.600 millones de euros a lo largo de este mes para cubrir la emisión de bonos patrióticos por la misma cuantía realizada el ejercicio anterior. Las malas condiciones de los mercados motivaron que solo captara 1.058 millones y que acelerara las negociaciones con las entidades financieras para lograr una mayor cantidad de dinero que le permitiera pagar toda la emisión de deuda y la paga extra de los funcionarios.

Finalmente obtuvo un préstamo de 600 millones a partes iguales entre el ICO, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell.

Este importe le sirvió para cubrir los 520 millones que le faltaban y para abonar, gracias también a un adelanto del modelo de financiación autonómica, los 170 millones correspondientes a la paga extra de sus funcionarios

Cataluña paga a los funcionarios con un crédito puente al 6%

Cataluña podrá pagar finalmente entre hoy y mañana toda la paga extra de Navidad a los funcionarios gracias al acuerdo de última hora alcanzado con el Banco Sabadell para la concesión de un crédito puente.

Ayer, el Ejecutivo presidido por Artur Mas abonó a los empleados públicos el 80% de la paga extra de Navidad y había aplazado el pago del restante 20%, al menos hasta enero, por los problemas de tesorería.

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, explicó ayer en rueda de prensa que la inyección de medio billón de euros a la banca aprobada por el Banco Central Europea el pasado 21 de diciembre volvió a abrir el grifo del crédito a Cataluña y le permitió renegociar un crédito con distintas entidades financieras. En solo una semana, la Generalitat de Cataluña ha logrado un préstamo puente de 70 millones de euros a través del Banco Sabadell, por el que pagará unos intereses del 6%.