Arraca la era Rajoy

Solo subir el IRPF sirve para cuadrar las cuentas

Menos partidarios de elevar el IVA por sus efectos sobre el consumo.

Entre enero y noviembre los ingresos no financieros del Estado se elevaron a 164.017 millones, de los que dos terceras partes procedieron del IRPF (65.226 millones) y del IVA (48.126 millones). Por lo tanto, cualquier medida de calado en materia tributaria que tome el Ejecutivo debe pasar por subir ambos impuestos. Algo que no parece fácil, a priori, si se tiene en cuenta que el tipo general y el reducido del IVA ya subieron en julio de 2010 y que este año se han aprobado incrementos sobre los tipos máximos del IRPF.

IRPF

Es el impuesto a través del que más se recauda, con un 40% de los ingresos. Este año, el Ejecutivo aprobó una subida del tipo máximo al 45% para rentas superiores a 175.000 euros, mientras que elevó del 43% al 44% el gravamen para aquellos contribuyentes que ganan más de 120.000 euros. Sin embargo, estas subidas apenas tienen impacto en la recaudación, ya que tan solo afectan a 165.000 contribuyentes. La razón es que las rentas altas que tributan por el IRPF lo hacen a través del ahorro, cuyo tipo oscila entre el 19% y el 21%, y no por las rentas de trabajo, cuyo tipo máximo llega al 45%. Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España, considera que el PP debería incrementar todos los tramos del IRPF y no centrarse en los más elevados. "Ahora mismo se necesitan impuestos de gran capacidad recaudatoria y efecto inmediato en las cuentas, no campañas de imagen". En la misma línea, Miguel Ángel García, director del Gabinete Económico confederal de CC OO, apunta que una subida de dos puntos en todos los tramos del IRPF, fijar el marginal máximo en el 51% e incrementar la tributación del ahorro al 25% aportaría 12.000 millones. "Sería la medida menos dañina en términos macro, ya que no tendría impacto en los precios y la más equitativa por el reparto del coste de la crisis", subraya.

IVA

Subir el IVA no entra dentro de los planes del Gobierno, aunque todo apunta a que lo tendrá que hacer si el desfase entre gastos e ingresos es mayor de lo previsto. Y para ello cuenta con un argumento del peso: el tipo general (18%) está varios puntos por debajo de la media europea, por lo que cuenta con margen suficiente para volver a incrementarlo. De hecho, Pich recuerda que la Comisión Europea ya exigió al Gobierno español en sus previsiones de otoño que aumentara el IVA. El incremento aprobado en julio de 2010 ha aportado casi 5.000 millones adicionales en un ejercicio. No obstante, un alza del IVA siempre puede tener efectos perversos sobre el consumo y la inflación.

Sociedades

Es el tercer impuesto por el que más se ingresa, pero su recaudación se ha desplomado por el recorte en los beneficios de las empresas y por el elevado número de deducciones que contempla. El nuevo Ejecutivo podría retomar la iniciativa del anterior Gobierno, que finalmente no vio la luz, de eliminar algunas de ellas. Con ello podría obtener otros 5.000 millones. Destaca la deducción ligada a los gastos financieros, con un gran potencial recaudatorio, dado el elevado uso del crédito que hacen las empresas españolas, como prueba su fuerte endeudamiento.

Hidrocarburos

Otro de los mecanismo con los que cuenta el Ejecutivo es incrementar la fiscalidad que grava los hidrocarburos. Francisco de la Torre, secretario de la Organización de Inspectores de Hacienda, apunta que España tendrá que incrementar este impuesto antes de enero de 2012 para armonizarlo con la UE. "Eso sí sería un ingreso real, que podría aportar hasta 5.000 millones", remarca.

Privatizaciones

En caso de que sea necesario, se pueden retomar las privatizaciones de Loterías y Aena, paralizadas por el anterior Gobierno por la situación del mercado y el adelanto electoral. Entre ambas se podrían lograr 13.000 millones que, si bien no reducirían el déficit, sí paliarían el abultado nivel de deuda.