Perspectivas para 2012

Los expertos reclaman al PP reformas estructurales y urgentes para España

Exigen reducir el paro, la deuda y el déficit y consolidar la reforma del sistema financiero.

¿Está España al borde del abismo? ¿Cuánto tiempo tardará en salir de la crisis? ¿Se encuentra en un punto de no retorno? Estas son solo algunas de las preguntas que se han lanzado durante la jornada "España en la Economía Mundial. Perspectivas para 2012", patrocinada por Liberbank y organizada por la London School of Economics y la Fundación Ramón Areces, en colaboración con el diario Cinco Días

Todos los ponentes coincidieron en un punto: la necesidad de que el nuevo Ejecutivo ponga en marcha lo antes posible reformas estructurales que contengan la hemorragia del paro y de la deuda y que al mismo tiempo generen un mayor crecimiento del PIB. Cesar Molinas, socio fundador de la consulta Multa Paucis, subrayó, en el caso de la reforma del mercado de trabajo, la necesidad de restar protagonismo a sindicatos y empresarios en el marco del diálogo social. "No se puede esperar a que lleguen a un acuerdo porque cualquier pacto supondrá una merma dentro de su actual status", aseguró Molinas quién también consideró urgente simplificar las contrataciones y flexibilizar la negociación colectiva, en especial en lo referido a la evolución de los salarios.

Pero todas esas transformaciones no se harán a la velocidad adecuada si antes no se reestablece el crédito. El consejero delegado de Caixa Bank, Juan María Nin, consideró como imprescindibles las medidas para recuperar el crecimiento con el fin de evitar llegar al punto de no retorno. "Sí hay retorno al crecimiento, pero con sufrimiento", remarcó. Y para que esa salida de la crisis sea una realidad, la primera medida debe ser, a su juicio, la reducción de la "descomunal" deuda pública y privada, que sumadas llegan al 180% de PIB, a la que tendrá que acompañar la reestructuración del sistema financiero para que las entidades vuelvan a dar crédito. "Estamos en la mitad del camino", subrayó.

Por su parte, Rafael Repullo, director general del Centro de Estudios Monetarios y Financieros (Cemfi), recalcó el papel protagonista que puede adquirir el BCE en la resolución de la crisis en España, tras el profundo cambio experimentado con la llegada de su nuevo presidente Mario Draghi. "Dejar los tipos al 1% y las medidas de liquidez dan un margen de actuación, pero no serán suficientes", apuntó. En su opinión son imprescindibles otras reformas como la del mercado de la vivienda, para dar salida al stock de la vivienda y promover el alquiler frente a la compra.

Con la demanda interna paralizada, la única vía para que las empresas aumenten su negocio pasa por la internacionalización. Baldomero Falcones, presidente de la constructora FCC, aseguró que es imprescindible que las compañías españolas, en especial las multinacionales, aumenten su presencia y su cuota de negocio en el extranjero. "Lo deseable sería pasar del actual 55% de cuota para las empresas del Ibex 35 hasta el 70% y que la base de firmas exportadoras también fuera superior al nivel actual (110.000 compañías)".