Pese a las sombrías perspectivas

El FMI cree que Portugal va por buen camino

El subdirector para Europa del Fondo Monetario Internacional (FMI) y jefe de la misión del FMI para Portugal, Poul Thomsen, aseguró hoy que pese al empeoramiento de las perspectivas económicas del país para 2012, las medidas que se están llevando a cabo son "ambiciosas" y "un buen comienzo".

El pasado lunes, el FMI aprobó el desembolso inmediato a Portugal de unos 2.900 millones de euros (unos 3.700 millones de dólares), correspondientes al tercer tramo del préstamo acordado en mayo, después de completar la segunda revisión del comportamiento económico de ese estado de la zona euro.

Thomsen explicó hoy en conferencia telefónica que la revisión efectuada por el FMI reconoce que el programa luso de reforma económica es un buen comienzo y que Portugal "está en el camino correcto hacia los ambiciosos objetivos marcados para obtener una consolidación fiscal".

El jefe de la misión del FMI para ese país calificó las políticas llevadas a cabo como "de alta calidad", aunque añadió que la reforma fiscal es un asunto clave sobre el cual el gobierno debe continuar estando alerta.

La revisión del memorando de entendimiento con la Unión Europea (UE) y el FMI publicada esta semana amplía la reducción de empleos en la Administración Pública, duplica el ahorro que se debe obtener en el sector de la Educación y aumenta el número de pacientes por médico en la Seguridad Social.

Portugal pretende alcanzar el saneamiento de sus finanzas al terminar el programa de rescate, en 2014, cuando habrá recibido la totalidad de los 78.000 millones de euros prestados por la UE y el FMI a cambio de un interés teóricamente más ventajoso, entre el 4 y el 5 por ciento anual, del que obtendría, para la financiación de su deuda pública, si acudiera hoy al mercado.

Incrementar "por lo menos en un 20 por ciento" el número máximo de pacientes por cada médico de familia y de atención primaria en centros de salud y en un 10 por ciento en los ambulatorios, es uno de los nuevos objetivos de Portugal para cumplir sus compromisos de ajuste.

Tanto el FMI como la UE están de acuerdo en que el control sobre los compromisos de gasto, que se está fortaleciendo en el contexto de las actuales reformas fiscales estructurales, serán un asunto clave para alcanzar los objetivos.

Thomsen añadió que "la devaluación fiscal es un asunto clave del programa y el gobierno esta completamente alerta al respecto, está redoblando los esfuerzos por llegar a tener un diálogo con las partes sociales, partidos políticos e instituciones académicas para trabajar en mejorar la reforma económica estructural".

El paquete de financiación del FMI conjunto con la Unión Europea totaliza 78.000 millones de dólares en tres años.

Desde hace más de año y medio, Portugal encadena sucesivos programas de ajustes y reformas encaminados a incrementar sus ingresos y disminuir su gasto público para reducir el déficit y hacer frente a la grave crisis económica que atraviesa.

Las estimaciones sobre la situación de la economía lusa que maneja el Gobierno distan de ser positivas, con una recesión del 1,6 por ciento este año y del 3 por ciento en 2012, sumada a un paro que ya podría superar el próximo ejercicio el 13 por ciento.