Casi 10 puntos más que la media

La industria del juego en España aumentará un 12% hasta 2015

El juego ''on line'', recientemente legalizado en España, se presenta como uno de los segmentos con mayor potencial de crecimiento en los próximos años, según los autores del estudio.

Las apuestas online, un negocio al alza
Las apuestas online, un negocio al alza

La industria del juego en España acumulará un crecimiento del 12 por ciento entre 2011 y 2015, hasta alcanzar los 845 millones de dólares (alrededor de 646 millones de euros), por lo que se sitúa un 2,6 por ciento por encima de la media europea y un 9,2 por ciento por encima de la global, según las principales conclusiones del Informe Global Gaming sobre las tendencias del sector, elaborado por PwC.

En cualquier caso, los ingresos de la industria del juego en España -que recogen exclusivamente la actividad en casinos- aún se sitúan muy lejos de otros países europeos como Francia (4.190 millones en 2015), Alemania (2.298) o Reino Unido (1.353). De todos modos, el juego ''on line'', recientemente legalizado en España, se presenta como uno de los segmentos con mayor potencial de crecimiento en los próximos años, según los autores del estudio.

Así, la aprobación de una nueva ley en mayo de 2011 y su normativa de desarrollo legisla los servicios de juegos ofrecidos a ciudadanos españoles e impone impuestos y tasas relativos a los juegos sobre actividades desarrolladas en España a nivel nacional. También se gravan las apuestas extranjeras, relativas a actividades de juegos ofrecidas por operadores con sede en el ámbito del Espacio Económico Europeo, pero que obtengan los títulos habilitantes necesarios para la explotación de su actividad de juego en España.

Estos impuestos se calculan sobre los ingresos brutos derivados de la actividad o bien sobre las apuestas brutas, dependiendo del tipo de juego, en base a unos tipos que oscilan entre el 15 y el 25 por ciento fundamentalmente. A juicio de la socia de PwC, Patricia Manca, "el juego ''on line'' supone en España una oportunidad para los operadores de juego tradicional que están viendo disminuir sus ingresos en los últimos años, así como para otros operadores ya implantados a nivel internacional que desean extender su oferta al mercado español".

Retos Europeos

De cara al futuro del sector en Europa, el informe apunta que se debe gestionar la viabilidad de un mercado europeo de juego ''on line'' que, a su juicio, pasará por la creación de un gran mercado continental que permita a los operadores alcanzar a una amplia masa crítica por lo que recomienda permitir flujos de liquidez y juegos transfronterizos entre los distintos territorios de la UE, como ocurre en el caso del Euromillón, donde participan once países europeos.

También considera que se deben fijar unos tipos impositivos adecuados que pasen por el establecimiento de un impuesto sobre los beneficios brutos de los operadores y no sobre los jugadores individuales; establecer estrategias distintas para los diferentes juegos ''on line'' e impulsar el juego ''on line'' a través de las redes sociales.