El paro juvenil cuesta 2.000 millones cada semana

La Unión Europea tiene 7,5 millones de 'ni-ni'

El fuerte desempleo que en Europa afecta a un 21% de los jóvenes de media -cerca de un 49% en España tiene un coste de cerca de 2.000 millones cada semana para la sociedad europea, esto es, el 1% del PIB de los Veintisiete, según ha advertido este martes el comisario de Empleo y Asunto Sociales, Laszlo Andor.

El comisario ha comparecido para recordar a los gobiernos europeos que en las arcas del fondo social europeo hay aún 30.000 millones de euros sin comprometer para los próximos dos años y les ha emplazado a lanzar nuevas acciones para recuperar la estabilidad en el mercado laboral.

"El peso que soporta la sociedad en estos momentos es de 2.000 millones de euros cada semana (...). Necesitamos una asociación importante entre las instituciones y los Estados miembros, pero también entre los Estados miembros y los interlocutores sociales", ha afirmado en rueda de prensa el comisario. Andor ha insistido en que la situación es "seria y preocupante" y ha alertado de que la cifra de 7,5 millones de europeos de entre 15 y 24 años de edad que no estudian ni trabajan va "aumentando con la crisis" y provocan la "pérdida del conocimiento" en Europa.

Las dificultades para encontrar empleo también están obligando a "abandonar Europa" y esa es "tendencia que no puede continuar", ha advertido el comisario. "Tenemos el riesgo de perder una generación y es algo muy negativo para nosotros", ha insistido.

En esta situación, el Ejecutivo comunitario ha revisado el uso del Fondo Social Europeo y ha detectado que hay aún 30.000 millones de euros disponibles para el periodo 2012-2013 que no han sido comprometidos por el mal uso de los recursos o las dificultades de absorción de algunos países. España es uno de los países con "problemas" en el uso del fondo, en palabras del comisario.

Bruselas propone varias acciones para invertir los recursos comunitarios y ofrece a los gobiernos nacionales "asistencia técnica" para garantizar la optimización de la inversión.

Además plantea mejoras en medidas directamente financiadas por la Comisión tales como destinar 4 millones de euros a los Estados miembros para planes de ''garantía joven'' para asegurar que quienes acaban la escuela logran un empleo o continúan su formación en un plazo máximo de cuatro meses tras dejar las aulas.

Otras ideas apuestan por utilizar becas de formación como Erasmus o Leonardo da Vinci para favorecer que los jóvenes logren su primer empleo en empresas (hasta 130.000 puestos en 2012), reforzar el programa europeo de Voluntariado para ofrecer 10.000 vacantes, dedicar 1,3 millones para impulsar las ofertas para aprendices y usar 3 millones de euros para financiar planes de apoyo a jóvenes emprendedores.