El regulador pospone la entrada en vigor por la complejidad del proceso

La portabilidad fija en un día se retrasa a 2013

Las operadoras han logrado convencer a la CMT. Ante la complejidad del proceso para que la portabilidad en telefonía fija pueda ser efectiva en un día, el regulador ha decidido posponer su implementación a 2013.

Infraestructura de cables en una central telefónica
Infraestructura de cables en una central telefónica

Fue la Comisión Europea la que lanzó la primera piedra. En busca de una mayor competencia y de un beneficio a los usuarios, el proceso de cambio de operador debería acelerarse en los países miembros. El Gobierno recogió el guante y en mayo de este año lanzó el mandato a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para que la portabilidad tanto en telefonía fija como en móvil fuera efectiva en un día.

Las operadoras tradicionales pusieron el grito en el cielo. La portabilidad es, en estos momentos, un arma de fidelización o de retención, depende de cómo se mire. Muchas compañías solo reaccionan y ofrecen mejoras a los clientes cuando han dicho que se van. Gracias a la portabilidad, que en estos momentos dura varios días, tienen tiempo de contraofertar al usuario desde que ha comunicado al otro operador su intención de sumarse a sus filas hasta que el proceso es efectivo. Si se logra convencer al consumidor, la portabilidad de revierte y listo.

Frente a este postura, la de las nuevas operadoras de fijo y de móvil, que consideran que esta práctica es abusiva y que no se puede dar tanto tiempo a las compañías tradicionales para recuperar al cliente

Y, entre medias, la CMT, con el mandato de acelerar el proceso.

El regulador se ha puesto este año manos a la obra, con la intención de que estuviera listo en 2012. En telefonía móvil, ya se han dado todos los pasos necesarios y la implementación efectiva llegará en junio del año que viene.

Pero en telefonía fija las operadoras han conseguido ganar tiempo. Ante la complejidad de la puesta en marcha del cambio de operador en 24 horas, la CMT ha decidido retrasar la implementación al primer semestre de 2013, según consta en un documento oficial del regulador al que ha tenido acceso este diario.

La decisión ha permitido respirar aliviadas a muchas operadoras, no solo porque pueden mantener su estrategia de retención durante más tiempo, sino porque en el caso de la telefonía fija la portabilidad es efectivamente más complicada que en móvil. Mientras que en telefonía celular el cambio de un operador a otro se hace de forma remota (bastan las máquinas para conseguirlo), en telefonía fija se requiere presencia física de operarios, ya que hay que conectar y desconectar cables en las centrales para que se haga realidad.

Con varios miles de portabilidades fijas al día, conseguir que todas se hagan en 24 horas requiere la movilización de muchos trabajadores y puede dar lugar a problemas técnicos, según la opinión de las operadoras. Por eso, la CMT ha decidido retrasar a 2013 el proceso para tener la garantía de que no haya posibilidad de perjudicar al usuario con averías cuando se ponga en práctica.