El cambio de operador en un día no entrará en vigor hasta junio de 2012

La CMT da un año de gracia a los amagos de portabilidad móvil

Ya está hecho. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha aprobado la norma para que la portabilidad en móvil se haga en 24 horas. Pero no entrará en vigor hasta junio del año que viene.

Una mujer habla por el móvil
Una mujer habla por el móvil

La cuenta atrás ha empezado. Como se esperaba, la CMT ha hecho buenos los designios del Gobierno y de la Comisión Europea y ha aprobado la normativa para que la portabilidad en telefonía móvil, el cambio de operador manteniendo el número, se haga en un día frente a los cuatro que dura ahora (ésa es la teoría, porque en la práctica tienden a irse más allá de la semana).

Esta decisión, tomada por el consejo del regulador el pasado jueves y hecha pública este lunes, pondrá fin en la práctica a los amagos de portabilidad, la famosa táctica de los usuarios que dan el paso para cambiarse de compañía pero solo para que la suya les haga una contraoferta con mejores tarifas o les regale un teléfono de última generación. Al menos, tal y como se conciben hasta ahora, porque el plazo que tiene la compañía que pierde el usuario para reaccionar se reduce a solo unas horas.

Sin embargo, la CMT ha dado una buena noticia a estos usuarios. La portabilidad en móvil en un día tendrá doce meses para implantarse, ya que las operadoras no tendrán que tenerla operativa hasta junio de 2012.

Eso sí, el regulador ha dejado una ventana para que los usuarios puedan cancelar la portabilidad. Hasta ahora había como mínimo dos días y medio para hacerlo (en realidad son unos cuantos más...). A partir de junio del año que viene, serán unas horas, pero existe la opción, aunque con algunos cambios.

La primera es, evidentemente, el reloj. Dependiendo de si se solicita la portabilidad por la mañana o por la tarde, al usuario le queda medio día o un día para cancelarla, según la nueva normativa.

El siguiente cambio es que ahora la cancelación ya no se puede pedir al operador del que uno se va, sino que hay que ponerse en contacto con la compañía receptora y pedir que se pare el proceso.

El objetivo de estas medidas es proteger la capacidad de elección del usuario, que puede arrepentirse de haber tomado una decisión en caliente y tiene derecho a poder marcha atrás.

Sin embargo, la meta de la CMT es proteger este derecho, fomentar la competencia y evitar fraudes, pero no alentar los amagos de portabilidad, así que la realidad para esta práctica es más difícil. Y no solo porque no hay demasiado tiempo para que el operador que pierde el cliente se entere de ello, reaccione y llame al usuario con una contraoferta, sino porque las nuevas normas impide que esta compañía, si consigue convencer a su abonado de que se quede, pueda parar la portabilidad. A partir de junio del año que viene, el cliente tendrá que llamar al nuevo operador y pedirle la cancelación, lo que hace el proceso más complicado y le obliga a dar la cara.

¿Por qué un año?

La decisión de la CMT de fijar el 1 de junio de 2012 para la entrada en vigor de la portabilidad en un día responde a las peticiones de las operadoras, que han reclamado un plazo para adaptar sus procesos técnicos y estar preparadas para ese momento.

El cambio de operador de móvil en un día, sin embargo, es algo probado y que puede hacerse sin demasiado conflicto, ya que países como Reino Unido lo han puesto en marcha hace tiempo.

Ahora, el próximo movimiento será aprobar que también la portabilidad en telefonía fija (lo que en muchos casos implica igualmente la banda ancha) se haga en un día. En este caso el proceso es mucho más difícil, porque no supone adaptar solo aplicaciones informáticas o técnicas, sino que es necesaria la presencia física de profesionales en las centrales para llevarla adelante.