Para evitar que la subida recaiga sobre los consumidores

Industria dibuja un escenario de congelación del recibo de la luz en enero

El equipo actual del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio está elaborando la normativa para revisar la tarifa de la luz con un planteamiento que contempla una congelación del recibo de la electricidad el próximo 1 de enero, dijeron a Efe fuentes del Gobierno.

De acuerdo con estas fuentes, la idea es que en función de los resultados que arroje la subasta Cesur, que se celebra mañana y donde se establece el coste de la energía, se ajuste la parte regulada de la tarifa eléctrica (transporte, distribución, primas renovables) que fija el Gobierno, los peajes.

El procedimiento para la revisión tarifaria de enero se ha visto alterado por la coincidencia con el cambio de Gobierno y con esta actuación Industria intenta que sus decisiones sean lo más neutras posibles para el futuro Ejecutivo.

La tarifa de último recurso (TUR) que tienen más de 20 millones de clientes se compone prácticamente al 50 por ciento de dos grandes partidas: el coste de la energía y los peajes.

Las previsiones del mercado apuntan a que la subasta de mañana podría cerrar con una ligera bajada de los precios de la energía, situación que permitiría elevar los peajes sin incrementar el recibo final de la luz, según publicó hoy "El Economista".

El Ministerio de Industria, que ha informado al PP de sus planes, ya actuó de esta forma en la revisión de marzo de este año, cuando se aprovechó la bajada de la parte de energía para subir los peajes y evitar así que el déficit del sistema eléctrico aumentara aún más.

En caso de que la subasta Cesur termine con una subida de la energía se bajarían los peajes en la cuantía necesaria para que la tarifa final no varíe, señalaron a Efe las mismas fuentes, algo que también ha hecho ya el Ministerio de Industria, la última vez el pasado mes de octubre, y que engorda el déficit del sistema.

Habitualmente, el Ministerio de Industria envía a la Comisión Nacional de Energía (CNE) una propuesta de orden con el incremento, bajada o congelación previsto para los peajes en el siguiente trimestre.

En los últimos años, la insuficiencia de los ingresos vía tarifa para cubrir todos los costes ha generado un desfase, el déficit tarifario, que supera ya los 22.000 millones y que tienen reconocido como deuda las eléctricas que han reclamado subidas de alrededor del 30 % en los peajes para 2012.

En el discurso de investidura, el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avanzado hoy que su política energética se basará en frenar costes del sistema y en usar todas las tecnologías disponibles.

Rajoy ha añadido que no se puede aplicar una subida de electricidad que recaiga sólo en los consumidores y castigar la competitividad de la economía "por las malas decisiones regulatorias".

Esa, añadió, no es la solución al importante "problema energético" que tiene España.