Divertirse en la universidad

¿Puede la universidad ser divertida? La pregunta que se ha planteado el profesor Lluís Pastor provoca. Y lo hace bien, porque parte de la premisa de que la educación superior se ha fosilizado (“nada permanece inalterable durante diez siglos, excepto la docencia en la universidad”) y ha mantenido un statu quo en beneficio propio, sin mirar el cambio tecnológico que se ha producido alrededor. Igualmente, todo lo que suena a "divertirse" se relaciona con lo insustancial o lo poco académico. Umberto Eco nos recordó cómo era vista la risa en aquella institución medieval llamada abadía benedictina (minuto 1:59 en adelante). Algo queda de esta visión del mundo académico ("la risa es un viento diabólico").

En mi opinión, el profesor Pastor vincula dos ideas fundamentales para quienes nos dedicamos a la formación: diversión y pasión. En efecto, solo quien es un apasionado de la educación puede disfrutar en el aula y puede establecer esa relación emocional con los estudiantes. Paulo Freire, pedagogo de referencia, ya nos advirtió que la educación es un acto de amor.

Por eso, la pregunta no está mal formulada. La pasión tiene que conducir a la creación de un entorno más amigable, que favorezca la relación entre el profesor y el alumno de manera más fluida y que sea, entonces, divertida. La hipótesis del autor consiste en que los medios de comunicación pueden apoyar el cambio y emplearse como método docente para la generación de un diálogo inteligente y un debate apasionado.

El autor reconoce que la creciente gamification de los productos y los servicios abre las puertas para el uso de contenidos y formatos periodísticos con fines educativos en la universidad. “El objetivo”, escribe, “es convertir un recurso docente en un producto periodístico” para que el estudiante sienta atracción por la materia cursada y se divierta.

A mi parece un libro oportuno, porque se plantea el reto de aportar soluciones a la actual deriva educativa. Ya sabemos que hay una crisis, que los estudiantes no leen y escriben mal tanto en Colombia como en Reino Unido, que hay multitud de alternativas y un largo etcétera de problemas. Pero hay que hacer algo y esta propuesta abre una vía. El autor lo resume en el siguiente manifiesto:

  • Lo divertido no es algo insustancial.
  • Divertido es lo que nos gusta.
  • Divertido es lo que nos apetece siempre.
  • Divertido es lo que nos atrae y entretiene.
  • Divertido es lo que nos apasiona.
  • Divertido es una experiencia creativa.
  • Divertido es lo que nos emociona.
  • Divertido es lo que rescata a los estudiantes del letargo.
  • Divertido es lo que nos permite saber lo que no sabíamos.
  • Divertido es hacer cosas nuevas.
  • Divertido es lo que permite olvidar temporalmente los problemas.
  • Divertido es el trabajo duro si tiene objetivos y estímulos.
  • Divertido es el diálogo porque permite expresarse.
  • Divertido es tener reglas abiertas.
  • Lo satisfactorio es divertido.
  • Aprender es divertido.

Yo me sumo. Creo que ya tenemos el diagnóstico y toca empezar a probar soluciones a la crisis de la universidad. Y estoy seguro que el apoyo de los medios con fines docentes puede ayudar a la renovación. O eso espero.

Nos vemos en Twitter @juanmanfredi

PD. En catalán, Lluis Pastor nos explica por qué la universidad puede ser divertida

Comentarios

Yo me divierto y me apasiono hace treinta y seis años como profesor universitario en dos universidades de países distintos. Siempre he dicho que me pagan por divertirme.Cuando caí en cuenta que vivía inmerso en una dictadura comprendí que se había acabado la diversión y vine (escapado) a Madrid, a su Politécnica. Muchos otros colegas, antes y después, han seguido el camino y se encuentran dispersos por el Mundo. pero eso es otra historia, como diría el barman de "Irma la dulce". En la Politécnica de Madrid, Facultad de Informática, he continuado divirtiéndome, y los alumnos también, aunque trabajan mucho porque la diversión y la pasión los arrastra más allá del deber. Mi recompensa mayor son mis alumnos.No obstante, "los aires nuevos y renovadores" han mermado la diversión ahogándola en planes, papeles, controles y otras enfermedades comunes en estos tipos de cambios. Lo que está pensado para aumentar la diversión, la ineptitud lo está agriando. Pero esto sólo es un comentario al margen.Lo fundamental es que la diversión y la pasión son mis motivaciones principales y de otros muchos afortunados como yo.
Efectivamente, cuando uno no hace algo que le apasiona y le divierte, poco puede transmitir.
Gracias por los comentarios. Vamos a ver si, en efecto, en esta nueva etapa ponemos el acento en el aprendizaje divertido y menos en las tareas burocráticas. JL
Gracias por los comentarios. Vamos a ver si, en efecto, en esta nueva etapa ponemos el acento en el aprendizaje divertido y menos en las tareas burocráticas. JL
La Universidad puede ser divertida, no obstante, es demasiado teórica, perdiendo su énfasis en el estudio, la documentación y el análisis técnico en ciertas ramas como la económica, son excesivamente sectoriales y con posiciones claramente definidas que dejan mucho que desear, pues intervenir en en exceso en la mentalidad del alumnado. Por otro lado, las materias, introductoras o básicas a la posterior materia (aquellas que denomino de 360 grados), plantean deficiencias por una razón (a mi juicio) ya que son créditos perdidos en profundizar en herramientas útiles... Pero es mas lucrativo que los alumnos hagan un Master, algunos tan absurdos como Gerencia en Campos de Golf, que vi hará cosa de 3 años ofertar en la UGR.Divertirse es posible, pero hay que pensar que la felicidad y el éxito también depende del rigor y la mejora sustancial de los estudios, para mi modo de ver la Universidad, hay que entender el día a día, a los predecesores y al pensamiento, mejorar el análisis y mostrar todas las posibilidades de pensamiento, trabajo y desarrollo personal. En definitiva, necesitamos de menos clases magistrales y mas aportación practica y de desarrollo de conocimiento, de lo contrario no evolucionará nuestra manera de pensar, o al menos en mi rama, Economía, donde el análisis es primordial... Pero se frustra nuestro afán de aprender debido en parte a la excesiva miga teórica.
Hola FranxuIbez,Gracias por tu comentario.La verdad es que el equilibrio entre teoría y práctica es muy complicado. No obstante, pienso que ambas son necesarias y que es tarea del profesor combinarlas adecuadamente.Una pista: en muchos casos, una visión práctica puede ser divertida para que el alumnado disfrute de las pequeñas cosas :)¡¡Feliz entrada de año!! JL
Gracias. muy interesante
Normas
Entra en El País para participar