El Ejército dispersa a la multitud de la Plaza Tahrir

Más revueltas en Egipto dejan al menos nueve muertos

El Ejército egipcio entró hoy en la plaza Tahrir de El Cairo y se desplegó para expulsar a los manifestantes después de que se reiniciaran los choques tras los disturbios de ayer en la cercana sede del Consejo de Ministros. La televisón estatal habla de nueve muertos.

Los soldados golpearon el sábado a los manifestantes en la plaza Tahrir de El Cairo, durante el segundo día de enfrentamientos que han causado nueve muertos y más de 300 heridos, estropeando las primeras elecciones libres en Egipto.

Los manifestantes trataban de huir a calles laterales mientras los militares retenían a algunas personas y las golpeaban repetidamente, incluso a las que estaban en el suelo, dijo un periodista de Reuters. Hubo disparos al aire y los militares, además, tiraron las tiendas de campaña de los manifestantes y les prendieron fuego, según mostró la televisión local.

En las imágenes grabadas por Reuters, un soldado sacó una pistola y disparó a los manifestantes mientras éstos intentaban escapar. La televisión estatal dijo que nueve personas murieron y 313 resultaron heridas en los últimos incidentes.

La violencia resalta las tensiones en Egipto 10 meses después de que una revuelta popular derrocara al presidente Hosni Mubarak.

Pero los generales del Ejército que lo reemplazaron han irritado a muchos egipcios por mostrarse renuentes a ceder el poder. Otros los respaldan porque los consideran como una fuerza necesaria para la estabilidad durante la difícil transición a la democracia.

El asalto de la plaza se produjo tras los enfrentamientos entre manifestantes y soldados. Un incendio destruyó archivos en un edificio próximo a Tahrir, entre ellos documentos de hace 200 años. Un funcionario dijo que los incendios se produjeron por cócteles molotov, informó la agencia de noticias MENA.

Un oficial del Ejército sostuvo en un comunicado que las tropas atacaron a delincuentes, no a los manifestantes, debido a que habían disparado a los soldados y prendieron fuego a un edificio, según MENA.

Ataque a la revolución

El primer ministro, Kamal al Ganzuri, culpó de la violencia a manifestantes a los que acusó de atacar los edificios del Gobierno y el Parlamento.

"Me dirijo a todas las fuerzas y grupos políticos, diciéndoos que Egipto está en vuestras manos. Lo que está pasando hoy en las calles no es una revolución, sino que yo diría que es un ataque a la revolución", afirmó en la televisión estatal.

"Sigo diciendo que no nos enfrentaremos a ninguna protesta pacífica con ningún tipo de violencia, ni siquiera con las palabras", agregó el político d 78 años, que al igual que el Ejército, negó que se haya utilizado munición real.

Los incidentes se producen tras los disturbios en los que murieron 42 personas en la semana antes del 28 de noviembre, al inicio de unas elecciones parlamentarias por etapas que van ganando los partidos islamistas reprimidos durante los 30 años de la era Mubarak.

La segunda ronda de un tortuoso proceso electoral, considerado parte de la prometida transición de un gobierno militar a uno civil para julio, se desarrolló pacíficamente el miércoles y el jueves.