El endeudamiento autonómico avanza con más rapidez que el estatal

La deuda pública aumenta a un ritmo de 236 millones por día

La deuda pública en España ascendió a 706.340 millones de euros al final del tercer trimestre, frente a los 641.833 millones con los que cerró el año anterior. Es decir, el endeudamiento público avanza a un ritmo de 236 millones por día. Entre enero y septiembre, la deuda de las comunidades se incrementó un 14,3% frente al aumento del 9,5% registrado por la Administración central.

La evolución del endeudamiento público que presentó el viernes el Banco de España es un fiel reflejo -y una consecuencia- del deterioro del saldo presupuestario. En el tercer trimestre, la deuda se situó en el 66% del PIB, el nivel más alto desde 1997. En números absolutos, el endeudamiento público supone ya 706.340 millones, una cifra que se incrementará, según la notificación enviada por el Gobierno a Bruselas, hasta los 733.419 millones a final de este año.

De hecho, la deuda soberana recibió el viernes un nuevo golpe después de que Fitch amenazara con rebajar el rating de España ante la mala situación de las cuentas públicas y las dudas acerca del futuro del euro. En cualquier caso, los datos muestran que es la Administración autonómica quien más ha incrementado el nivel de endeudamiento para afrontar sus obligaciones de pago. La deuda regional aumentó hasta septiembre un 14,3% y ya representa el 12,6% del PIB, la mayor cifra jamás registrada.

Algunos asideros para los optimistas

La urgencia de liquidez ha llevado a muchas comunidades a emitir los llamados bonos patrióticos y, comunidades como Cataluña, ya han anunciado atrasos en las nóminas de los funcionarios. De hecho, el Gobierno, para paliar mínimamente los problemas de tesorería abonará el próximo martes -tres días antes de lo previsto- a las comunidades 4.500 millones por los pagos a cuenta de diciembre.

Para aquellos que prefieren ver la botella medio llena, cabe destacar que el endeudamiento en el tercer trimestre se ha mantenido en números similares al anterior. Además, España cerrará el año con un nivel de deuda pública en torno al 68% del PIB, unos 25 puntos por debajo de la medida europea y de países como Alemania, que han hecho de la austeridad una bandera. De hecho, en porcentaje sobre el gasto público, España destina menos dinero que la Administración germana en pagar intereses. La parte negativa, es que la deuda española se incrementa a un ritmo mucho mayor que el de la mayoría de los países de la zona euro.

Una tendencia que, todo indica, se mantendrá en los próximos años en la medida que los ingresos públicos seguirán siendo inferiores a los gastos. Esta diferencia obligará a emitir más deuda. De hecho, la única partida presupuestaria que ni el Gobierno central ni las comunidades autónomas podrán recortar el próximo año será la vinculada al pago de intereses.

El ICO presta 967 millones a los alcaldes para pagar deudas

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) prestó 967 millones a 1.000 entidades locales entre julio y noviembre a través de la línea de financiación creada en verano para que los ayuntamientos pudieran pagar a proveedores.

Supone una cifra relativamente baja si se tiene en cuenta que esta línea -que ya está cancelada- contaba con una dotación de 3.400 millones de euros.

Las condiciones del préstamo fijaban que los ayuntamientos no podían pedir una financiación superior al 25% de la entregas a cuenta que reciben por parte del Estado. El tipo de interés fijo se estableció en el 6,5%, umbral máximo, y el plazo de amortización, sin carencia, solo era de tres años.

Con todo, la financiación del ICO permitió pagar a 38.000 autónomos y pymes. Además, la Administración local es la única que no ha incrementado durante este año su nivel de deuda pública, fijado en el 3,4% del PIB.