La agencia cree que la cumbre de la UE no solucionará la crisis de deuda

Fitch amenaza de nuevo a España, Francia, Italia y Bélgica

La agencia Fitch Ratings ha anunciado esta tarde que pone bajo mayor vigilancia la calificación de la deuda de España, que podría perder su condición de AA- a finales del próximo mes de enero.

Fitch ha colocado un punto más cerca del recorte a todos los países de la zona euro con grado de inversión que tenían Negative Outlook (Previsión Negativa), pasándola a Rating Watch Negative (Perspectiva de Calificación Negativa). Con esa medida, la deuda a largo plazo de España pasa a situarse en AA-/F1+/RWN (Rating Watch Negative).

El RWN indica que la calificación está sujeta a una revisión activa, y que ahora cuenta con una mayor probabilidad de degradación a corto plazo. Fitch espera completar la revisión a finales del próximo mes, cuando la dueda a largo plazo emitida por España podría perder su nota AA-.

La misma revisión ha afectado a otros cinco países de la eurozona: Bélgica, Italia, Irlanda, Eslovenia y Chipre.

En la nota publicada hoy, Fitch señala que la cumbre europea de la semana pasada deja fuera del alcance una solución completa para la crisis de la deuda, tanto desde el punto de vista político como técnico. "Pese a los positivos compromisos de los líderes europeos, sobre todo la decisión de acelerar la creación del Mecanismo de Estabilidad Financiera, y de rebajar la implicación del ector privado, las preocupaciones de Fitch previas a la cumbre no se han rebajado tras la cumbre", señala el comunicado. E indica como "particular preocupación la ausencia de un cortafuegos financiero creíble".

La agencia reconoce el esfuerzo de reforma y consolidación fiscal de los países amenazados, pero insiste en el impacto sistémico que la crisis de la deuda supondrá en los fundamentales del riesgo soberano.