Muy confidencial

Vetar los secretos oficiales a Amaiur

La Mesa del Congreso de los Diputados anda deshojando la margarita para decidir si hace una interpretación estricta del reglamento de la Cámara o abre la mano para permitir que Amaiur y UPyD tengan grupo parlamentario propio. En círculos socialistas se comenta que el gran miedo del PP a que la izquierda abertzale tenga su propio grupo es que sus diputados tengan acceso sin restricciones a la Comisión de secretos oficiales. De hecho, y a no ser que haya una sorpresa de última hora, todo a punta a que se les negará esta posibilidad. Todos los dirigentes populares se muestran firmes en sus intervenciones públicas a la hora de asegurar que harán valer la mayoría absoluta en la Mesa del Congreso para que la interpretación del reglamento no se fuerce ni un ápice a favor de Amaiur. Esto, sin embargo, generará otros problemas, mayormente de orden práctico, ya que si se aplica escrupulosamente la norma UPyD tampoco podrá conseguir grupo propio, con lo que el Grupo Mixto estará formado por una veintena de diputados, lo que lo hace prácticamente ingobernable. Entre otras cosas, los repartos de tiempo de intervención entre unos y otros serán una tarea muy difícil de cuadrar. Pero eso será un problema de orden interno de los partidos que formen ese grupo, cuestión que al PP parece no preocuparle. También tendrán algo que decir también los otros dos integrantes de la Mesa, PSOE y CiU, que deberán justificar sus posturas.