Suman activos de 40.000 millones, el 44% del sector

Cajamar y Ruralcaja aprueban hoy la mayor fusión cooperativa

La consolidación con mayúsculas llega a las cajas rurales. Las cúpulas de Ruralcaja y Cajamar aprobarán previsiblemente hoy la fusión de estas dos entidades. Juntas suman el 44% de los activos de las cooperativas de crédito.

Cajamar y Ruralcaja aprueban hoy la mayor fusión cooperativa
Cajamar y Ruralcaja aprueban hoy la mayor fusión cooperativa

La gran fusión en el cooperativismo bancario español está a la vuelta de la esquina. Hoy, Cajamar y Ruralcaja celebran sendas reuniones de sus consejos rectores. Fuentes sectoriales apuntan que las dos mayores cajas rurales del país preparan el primer paso hacia su fusión. Salvo cambios de última hora, está previsto que los máximos órganos de gobierno de estas dos entidades convoquen las asambleas de socios que refrenden la integración.

La operación se estructura así: Ruralcaja se fusiona con Cajamar mientras que sus 14 socias del grupo Cajas Rurales del Mediterráneo (CRM) pasarán a formar parte del Grupo Cooperativo Cajamar, al que ya pertenecen otras cinco entidades levantinas. Esto les permitirá conservar su personalidad jurídica pero bajo un paraguas de solvencia y liquidez común.

Los grupos almeriense y valenciano suman activos por 40.000 millones de euros (el 44% de las cooperativas españolas), 1.650 oficinas y 8.000 empleados.

La alianza de Ruralcaja y Cajamar representa una fuerte sacudida en el sector, donde las fusiones se han dado con cuentagotas y circunscrito a operaciones de marcado carácter regional. El pasado 1 de diciembre se materializó el divorcio entre la entidad valenciana y sus compañeras de la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR) cuando este organismo rehusó sopesar la consolidación de balances en torno al Banco Cooperativo.

Fuentes sectoriales apuntan que Ruralcaja busca con urgencia una fusión. Todavía cumple los ratios de solvencia y liquidez que exige el Banco de España, pero su panorama podría ensombrecerse si continúa en solitario por la caída de sus márgenes de negocio y la senda creciente de su tasa de mora. Su ratio de impagados ronda al 13%, casi el doble que el sistema. La del Grupo Cooperativo Cajamar es del 5,97%.

En los últimos cuatro años, varios socios han abandonado la AECR para irse con Cajamar. Son Rural del Duero, Baleares, Canarias y las valencianas Caja Campo, Casinos, Petrer, Castellón, Albalat y Turís. Queda por ver si otros emprenderán ese camino. Juntos, los miembros del grupo Caja Rural tienen un tamaño similar a Banesto.

El tortuoso camino para lograr integraciones entre cajas rurales

Llevar a buen puerto una fusión entre cooperativas de crédito es un auténtico encaje de bolillos. Como otras empresas mutuales, en las asambleas de las rurales rige el principio de "un hombre un voto" en lugar de mandar el capital. Esta miríada de voluntades dificulta que se logren consensos para ciertas operaciones, sobre todo si se interponen personalismos de los ejecutivos y localismos.

El grupo Caja Rural ha abordado varios intentos de integración nacional en la última década, pero todos han fracasado. Tanto la consolidación de balances en el Banco Cooperativo como la formación de sistemas institucionales de protección (SIP). Solo han prosperado fusiones de ámbito regional como Globalcaja, Nueva Caja Rural de Aragón, Grupo Ibérico, Solventia o la propia CRM.